Tres días después de la tragedia, denuncian que otra nena fue aspirada en Cabalango

El padre de una niña afirmó que a su hija “algo la succionó hacia abajo” cuando se bañaba en el río Los Chorrillos en Cabalango y es la segunda denuncia con diferencia de pocos días que pesa sobre el balneario y sus condiciones de seguridad.

Según informó Perfil Córdoba, Marcelo Basanta radicó la denuncia el 17 de enero en el destacamento policial de Cabalango tres días después de la tragedia que provocó la muerte de Jazmín Saldaña.

Basanta rescató del agua a su hija luego de haber sido “chupada” por un caño. La nena sobrevivió, pero tuvo lesiones tanto ella como su papá.

“Tuvimos suerte que mi hija paso por el caño para el otro lado del diquecito y no terminó como la otra nena. Es una locura que haya vuelto a pasar tres días después de esa muerte”, dijo.

“La succión que hacía ese caño era tan fuerte que casi le arrancó le brazo a mi nena”, agregó.

El padre de la niña sostuvo que al momento de realizar la denuncia, al principio “no se la querían tomar y que le indicaron hablar con la comuna, pero después notaron que era grave”.

La familia es oriunda de Catriel, provincia de Río Negro y visitan Córdoba “todos los años”. Una familia amiga les recomendó visitar Cabalango. “Esto que nos pasó nos arruinó las vacaciones”, expresó Cecilia, la mamá.

Finalmente los padres indicaron que el lugar “no estaba señalizado, no había cartelería, ni guardavidas o alguien que advirtiera el peligro”.

La justicia investiga responsabilidades

La fiscalía de Carlos Paz, a cargo de Ricardo Mazzuchi, investiga la muerte de la nena de 14 años. La justicia realizó una serie de pericias en el lugar donde se ahogó Jazmín Saldaña.

Su padre Fernando aseguró que su hija fue “aspirada” por una especie de “caño” o compuerta del muro del diquecito en el principal balneario de la localidad de Cabalango.

En las próximas horas podría citar a testigos e incluso desarrollar puntos de conexión con el accidente del 17 de enero.

Fuente: La Voz del Interior