Ley Ómnibus: el Gobierno cedió y la eliminación de las PASO y otros cambios electorales se discutirán en marzo

Ante la necesidad de encontrar consenso con la oposición dialoguista y para lograr la aprobación de la Ley Ómnibus, el Gobierno de Javier Milei debió morigerar sus aspiraciones de reforma política y colocar en stand by algunos de los puntos más importantes de su plan. La eliminación de las PASO, las circunscripciones uninominales y una actualización en la composición de la Cámara de Diputados son los cambios que se discutirán más adelante.

En Casa Rosada, aseguraban que la decisión se tomó ante la necesidad de entablar puentes de diálogo con los sectores más moderados de Juntos por el Cambio. “No olvidemos que los únicos que usaron las PASO fueron ellos”, recordaban en el Gobierno.

Es por eso que en la redacción del nuevo proyecto se aclara que las tres cuestiones no formarán parte de la agenda de la Ley Ómnibus, pero advierten que quedarán para la etapa que en el Congreso comienza a partir de marzo. “La reforma de las circunscripciones uninominales, las PASO y la actualización de la composición de la Cámara de Diputados se pasaron para la discusión de ordinarias”, revelaron fuentes del oficialismo.

La decisión del Gobierno de ceder en cuestiones políticas tiene que ver con la necesidad de que se aprueben cuando antes las modificaciones y desregulaciones en materia económica.

Por qué el Gobierno cedió y pospuso los cambios electorales previstos en la Ley Ómnibus

“Todo esto puede esperar, además un sector de Juntos pide que las PASO no se eliminen y que el Estado solo financie la mitad de los gastos, en un esquema que podría buscar financiación privado, son cuestiones que se están discutiendo pero que se analizarán más adelante”, agregan fuentes oficiales.

En el texto original, el Gobierno planteaba la derogación de las elecciones primarias, la modificación de la composición de Diputados y la representación de las provincias en la Cámara baja. Además, el proyecto impulsaba modificaciones en el modelo de representación popular con la idea de pasar a un sistema de elección por “circunscripciones uninominales” con el objetivo de evitar las llamadas “listas sábana”.

En el oficialismo reconocen que las medidas, en especial esta última, requieren de un grado de debate mayor y que los tiempos de la Ley Ómnibus no garantizaban esa discusión profunda.

Es que el sistema de elección por circunscripciones uninominales implica dividir el territorio de cada provincia en tantas partes o circunscripciones como bancas a elegir en el recinto. Cada partido político presentaría un único postulante por cada circunscripción y en cada una de ellas se elegiría a un representante por simple mayoría.

El actual sistema de elección plantea la representación proporcional, en el que cada partido o coalición presenta una lista con sus candidatos al Congreso. Allí los cargos se reparten proporcionalmente al porcentaje de votos obtenido por cada espacio.

“Cada distrito se dividirá en un número de circunscripciones igual al número de diputados que se eligen. Cada elector votará solamente por una lista integrada por un candidato titular y un candidato suplente que deben ser de diferente género”, marcaba el artículo 158 del proyecto enviado por Javier Milei al Congreso.

Los que defienden este sistema argumentan que de esta forma se logrará que los diputados realmente estén cerca de los problemas de los electores que representan y que los ganadores lo habrán hecho a título personal, y no como parte de una lista “sábana”. Al mismo tiempo, esta propuesta recibe críticas de los que entienden que afecta a los partidos más chicos que logran colocar legisladores gracias a la suma de sus votos en todo un distrito.

Desde que se conoció esta propuesta, especialistas en materia electoral advirtieron que la cuestión hasta podría requerir una reforma de la Constitución. En el Gobierno niegan esta cuestión, pero admiten que tendrá que ser más discutida. Ese intercambió entonces se podría dar a partir de marzo.

Fuente: TN – Todo Noticias