Tarjetas de crédito: cuánto cuesta financiarse por hacer el pago mínimo o parcial tras la última suba de tasas

La semana pasada, el Banco Central (BCRA) definió una nueva suba de tasas que, así como subió el rendimiento que dejan por mes los plazos fijos en pesos, elevó también los intereses de financiación. De esta manera, el pago mínimo o parcial de la tarjeta de crédito tiene ahora un interés de 122% (desde el 107% anterior)

Traducido, significa que, pasado el vencimiento mensual de la tarjeta de crédito, si no se paga el total del resumen, el interés por lo que quede impago es más alto desde la semana pasada.

La semana pasada el BCRA también subió el rendimiento de los depósitos a plazo fijo por hasta $ 30 millones, que pasó de 118% a 133%, lo que equivale un rendimiento mensual de 11,08% por un depósito a 30 días.

La suba de la tasa volvió a quedar corta si se tiene en cuenta que el mismo día, el jueves pasado, se conoció el dato de inflación de septiembre que fue de 12,7%, lejos del 10% que estimaban las consultoras privadas.

De esta manera, ese retorno del instrumento bancario queda nuevamente por debajo del aumento de precios. En los últimos dos meses, la tasa mensual era del 9,7%, por lo que hubo una pérdida de tres puntos porcentuales.

Dato que las consultoras privadas siguen viendo para octubre en dos dígitos.

Formas de pagar el resumen de la tarjeta

Pago total: se abona la suma total del resumen de ese mes (todas las cuotas con los intereses incluidos si los hubiera, más gastos administrativos del banco).

Pago parcial: es un pago que va más allá del mínimo pero que no llega a ser el total del resumen de ese mes. Ese saldo que queda pendiente generará intereses. El cálculo queda sujeto al importe que quede pendiente y al tiempo de demora en la cancelación.

Pago mínimo: otra opción es la de hacer un pago mínimo, el monto que determina cada tarjeta según los consumos del mes y que sí o sí hay que hacer para evitar problemas legales. Si no se abona el mínimo pasado in tiempo considerable se bloquea el plástico.

Desde las entidades bancarias explican que aunque «se suele pensar que el uso del pago mínimo puede afectar el estatus crediticio de una persona, eso no es así». Al optar por esta opción se puede cumplir con el pago de la tarjeta y evitar, así, que quede inhabilitada.

Al abonar el pago mínimo, se abona aproximadamente un 10% de la deuda total.

Fuente: Clarin.com