Entró a una oficina del FBI y confesó que asesinó a una mujer hace 44 años

Un hombre de Oregon será procesado en la División Central del Tribunal Municipal de Boston por el asesinato y violación de una mujer de 24 años de Pensilvania, en un edificio de apartamentos de Back Bay en octubre de 1979, anunció el fiscal de distrito Kevin Hayden.

John Michael Irmer, de 68 años, fue transportado de Portland a Boston el fin de semana por detectives de la policía de Boston. Será acusado de asesinar a Susan Marcia Rose el 30 de octubre de 1979.

Susan Marcia Rose, la mujer asesinada el 30 de octubre de 1979 (Fiscal Condado de Suffolk).Susan Marcia Rose, la mujer asesinada el 30 de octubre de 1979 (Fiscal Condado de Suffolk).

Irmer entró en la oficina del FBI en Portland y confesó a los agentes que conoció a una mujer pelirroja en una pista de patinaje en Boston, en 1979.

Irmer dijo que los dos entraron en un edificio en construcción en el 285 Beacon Street y minutos después agarró un martillo cercano y golpeó a la mujer en la cabeza para después violarla.

La mujer murió por los golpes e Irmer huyó a Nueva York al día siguiente.

Un crimen sin solución durante 44 años

Los investigadores verificaron que Susan Marcia Rose, que tenía el pelo rojo, fue encontrada asesinada en 285 Beacon Street el 30 de octubre de 1979.

Se determinó que la causa de la muerte fueron múltiples lesiones contundentes de la cabeza con fracturas del cráneo y laceraciones del cerebro.

Los investigadores recuperaron una muestra de ADN de Irmer, que resultó coincidir con las muestras de ADN conservadas de la escena del asesinato.

La mujer asesinada vivía en Dartmouth Street en el momento de su muerte. Un hombre fue juzgado y declarado inocente del asesinato de Rose en junio de 1981.

«Casi 44 años después de perderla a una edad tan temprana, la familia y los amigos de Susan Marcia Rose finalmente tendrán algunas respuestas. Este fue un asesinato brutal y a sangre helada empeorado por el hecho de que una persona fue acusada y juzgada, y afortunadamente, declarada inocente, mientras que el verdadero asesino permaneció en silencio hasta ahora. No importa cómo se resuelvan los casos sin resolver, siempre son las respuestas las que son importantes para aquellos que han vivido con dolor y pérdida y tantas preguntas agonizantes», dijo el fiscal Hayden.

Fuente: Clarin.com