Con un cambio de estrategia, el BCRA aceleró la devaluación para minimizar los saltos cambiarios hasta octubre

Tras el resultado de las PASO, en las que el libertario Javier Milei fue el más votado, el Gobierno cambió la estrategia de devaluación a cuenta gotas que sostenía desde comienzos del mandato por una fuerte depreciación del peso.

La devaluación de 22% es similar a la del día después de las primarias de 2019, cuando el tipo de cambio quedó cerca de $58 después de haber llegado a los $65.

La depreciación del peso por goteo, o administración diaria del tipo de cambio, deja paso a un salto fuerte, que lleva al dólar mayorista a $350, similar a lo que hasta hace poco “gozaban” las exportaciones del agro.

Esta decisión no tiene fecha de vencimiento, pero seguramente será el tipo de cambio que rija al menos hasta las elecciones generales del 22 de octubre.

Es una modificación triple objetivo: un gesto al FMI, que pedía el salto cambiario para aprobar los desembolsos por US$7500 millones antes de fin de agosto. A la vez, busca minimizar saltos cambiarios hacia octubre. La débil situación de las reservas, que están en un rojo calculado en US$10.000 millones, hacen casi imposible que la autoridad monetaria pueda frenar una corrida contra el peso, coinciden los analistas.

También apunta a fortalecer las exportaciones, con un tipo de cambio mayor al que regia, reducir la brecha con los paralelos y encarecer las importaciones que, aun con fuerte control y el cobro del Impuesto PAÍS, se llevan los pocos dólares disponibles en el BCRA.

La nueva estrategia se dio en la previa a la apertura de los mercados y cuando en el premarket los bonos de la deuda las acciones argentinas que cotizan en Nueva York se desplomaban hasta 12% ante el sorpresivo resultado electoral.

En paralelo, y como forma de reforzar tanto el gesto al FMI como contener la dolarización de los ahorristas a través de los paralelos (blue, MEP y CCL), el BCRA subió a 118% la tasa de interés que pagan los plazos fijos. Un rendimiento que se eleva 21 puntos porcentuales y que llega a 209% efectivo anual o 9,12% efectivo mensual. Es el primer cambio de tasas desde mayo, cuando se ubicó en 97%, luego del altísimo dato de inflación que había arrojado abril.

Si bien los analistas ya alertaron que este combo de medidas derivará en una inflación de dos dígitos al menos hasta fines de octubre, en los despachos oficiales remarcan que no debería haber traslado a precios del salto devaluatorio de este lunes dado el “colchón” que los formadores de precios generaron en los últimos meses.

En este escenario, el INDEC dará a conocer este martes la inflación correspondiente a julio, que reflejará una suba promedio del 7%. Sin embargo, con la actual suba de las tasas y las nuevas previsiones de precios de los analistas, la medida que aplicó hoy la autoridad monetaria quedará corta nuevamente.

Fuente: TN – Todo Noticias