Rusia recurre a una antigua táctica militar para intentar frenar la contraofensiva ucraniana

La mañana del 6 de junio de 2023, miles de ucranianos se despertaron con el ruido de las aguas tras una explosión en la presa de Kajovka, en el río Dniéper.

Al principio, se cuestionó cómo se había derrumbado la presa o quién era el culpable, pero cada vez hay más pruebas de que Rusia la rompió deliberadamente.

En mi opinión, como oficial de carrera de las fuerzas especiales estadounidenses, la respuesta más sencilla suele ser la correcta y ofrece la explicación más probable de la destrucción de la presa. Creo que Rusia destruyó deliberadamente la presa para defenderse de la contraofensiva ucraniana que creía inminente.

Como era de esperar, el río desbordado ha creado un obstáculo insalvable en el sur de Ucrania, lo que está permitiendo a Rusia reposicionar soldados desde Kherson -donde los daños son más graves- a otras zonas para apoyar su defensa.

También ha creado una crisis humanitaria masiva que los militares ucranianos deben resolver al tiempo que planifican y ejecutan contraofensivas destinadas a expulsar a las tropas rusas de su país.

Una estrategia militar milenaria

Conocida como guerra hidráulica, la inundación deliberada de una zona durante el combate no es nada nuevo.

Muy al contrario, se trata de una eficaz técnica defensiva que se remonta a cientos, si no miles, de años.

Entre 1584 y 1586, por ejemplo, los rebeldes holandeses destruyeron diques para inundar zonas bajas e impedir el avance de los invasores españoles durante la Guerra de los Ochenta Años.

En otro caso, el ejército chino rompió diques a lo largo del río Amarillo en 1938 para frenar el avance japonés.

En otro ejemplo, en 1941, la policía secreta rusa voló la presa hidroeléctrica del río Dniéper en Zaporizhzhia, Ucrania, para frenar el avance nazi.

En la actual guerra contra Rusia, el ejército ucraniano también ha empleado la guerra hidráulica para defender con éxito su capital, Kiev. En los primeros días de la guerra, en febrero de 2022, los ucranianos rompieron una presa en el río Irpin -después de que fracasaran otros métodos de inundación controlada- para impedir el avance de las grandes formaciones mecanizadas rusas sobre Kiev desde Bielorrusia.

Los ucranianos también inundaron deliberadamente los ríos Zdvyzh y Teteriv para hacerlos intransitables y reforzar su defensa de Kiev.

Esas inundaciones desempeñaron un papel fundamental en la batalla más importante de la guerra hasta la fecha.

No hay nada intrínsecamente inhumano en la guerra hidráulica, pero cuando se emplea, debe cumplir los requisitos de necesidad militar y proporcionalidad prescritos por el derecho internacional humanitario.

Aquí es donde la destrucción de la presa de Kajovka por los rusos difiere de las presas destruidas por los ucranianos.

En mi opinión, los ucranianos llevaron a cabo una ruptura calculada que minimizó los daños de la presa y provocó la inundación necesaria de los ríos Zdvyzh y Teteriv para crear un obstáculo adecuado.

La destrucción de la presa de Irpin fue bastante limitada: 50 de las 750 casas del pequeño pueblo de Demydiv fueron destruidas. Y lo que es más importante, pocos se han preocupado por el impacto ecológico a largo plazo de este acto militar.

Aunque es demasiado pronto para saber el impacto total de la inundación del Dniéper, se espera que sea mucho mayor que la ruptura ucraniana del Irpin – con algunos observadores militares cuestionando la ética de este acto destructivo.

Ya hay más de 17.000 personas afectadas en la zona inundada, y la cifra podría aumentar a más de 40.000. También existe la amenaza de minas terrestres flotantes y el desafío constante de suministrar agua potable a miles de personas.

Cómo ayudan las inundaciones a la defensa rusa

Después de que la ofensiva rusa de un mes culminara con poco más que la toma de la pequeña ciudad de Bakhmut, Rusia ha pasado a una postura defensiva para impedir la tan esperada contraofensiva ucraniana.

En esa postura, la defensa rusa tiene algunas ventajas.

Los defensores luchan desde posiciones fortificadas, mientras que los atacantes deben avanzar desde posiciones expuestas y vulnerables mientras superan obstáculos, como calles inundadas.

Como tal, es una regla empírica ampliamente aceptada que las fuerzas atacantes deben tener una proporción de fuerzas de 3 a 1 para derrotar a un defensor atrincherado. En otras palabras, por cada 100 defensores, los atacantes necesitarán al menos 300 soldados.

Pero el ataque tiene sus propias ventajas.

El atacante puede elegir cuándo y dónde llevar a cabo el ataque y, por tanto, concentrar las fuerzas en el punto de ataque para lograr esta proporción de fuerzas necesaria.

El defensor, por el contrario, debe repartir sus fuerzas por todo el campo de batalla, si no puede prever correctamente el punto de ataque.

Como no quiere revelar cuándo y dónde se producirá el ataque, el atacante a menudo empleará el engaño para confundir al enemigo sobre dónde se producirá el ataque.

A menudo, los atacantes también llevan a cabo ataques de sondeo para evaluar dónde son más débiles las defensas enemigas y ayudar a afinar la localización del ataque principal.

Esto es probablemente lo que estaba ocurriendo en las semanas inmediatamente anteriores al anuncio del Presidente ucraniano Volodimir Zelensky de “acciones contraofensivas” el 12 de junio.

Rusia sigue manteniendo una ventaja en cuanto a número de tropas, pero la ventaja no es tan abrumadora como al principio de la guerra.

Una defensa natural

Incluso con superioridad numérica, creo que los rusos no pueden concentrar sus fuerzas a lo largo de toda la línea defensiva. En mi opinión, tampoco podrían anticipar correctamente la ubicación del principal esfuerzo contraofensivo de Ucrania.

Como resultado, la inundación deliberada del río Dniéper elimina la provincia de Kherson como posible lugar de contraataque y permite a Rusia reubicar a los soldados que defienden allí en las provincias de Zaporizhzhia, Donetsk y Luhansk, lugares donde probablemente se producirá el principal ataque de Ucrania.

Así pues, la voladura de la presa fue una estrategia defensiva calculada y militarmente inteligente, aunque dudosa desde el punto de vista del derecho internacional humanitario.

También creó una crisis humanitaria que Rusia sin duda previó y ha aprovechado para su ventaja táctica.

Hacer frente a catástrofes masivas, humanas o provocadas por el hombre, ya es bastante difícil para cualquier nación, y más aún para una que lucha por su supervivencia.

Desde la rotura de la presa de Kakhovka, Ucrania ha tenido que hacer frente a la llegada de nuevos trabajadores humanitarios y a decenas de miles de personas que han perdido sus hogares, dos grandes distracciones de su gran contraofensiva.

Para complicar aún más las cosas, Rusia siguió bombardeando las zonas inundadas para dificultar aún más las labores de rescate.

Es probable que la guerra dure muchos más meses o años, pero es probable que la devastación ecológica provocada por esta última inundación de origen humano dure mucho más.

Más de un año después, el río Irpin sigue desbordado y algunas casas y tierras de cultivo han quedado destruidas o inutilizables.

Lamentablemente, la crecida del río Dniéper será probablemente más devastadora y durará mucho más tiempo.

Artículo publicado por The Conversation- Liam Collins es Director fundador del Instituto de la Guerra Moderna, Academia Militar de Estados Unidos West Point

Fuente: Infobae