“Si no me defendía, no la contaba”: habló el jubilado que mató a un ladrón en Quilmes

Cuatro días antes del inicio del juicio, el Tribunal Oral en lo Criminal N°3 de Quilmes sobreseyó por legítima defensa a Jorge Ríos, el jubilado de 71 años que en julio de 2020 mató a uno de los delincuentes que lo asaltaron en su casa del partido de Quilmes.

Esta resolución sucedió horas después del pedido del fiscal Andrés Nieva Woodgate, quien respaldó la presentación de los abogados Mariano Cid Aparicio, Fernando Soto y Martín Sarubbi. Por primera vez en 3 años, tanto la defensa como la fiscalía coincidieron en que el hombre le disparó al ladrón para defenderse del asalto.

Al enterarse de la decisión del fiscal, Ríos habló con TN y contó que lo sorprendió mucho la decisión de la Justicia: “Fue muy dura conmigo durante todos estos años”. También reveló que vive amenazado y que ya no se siente protegido ni en su propia casa.

“Recién estoy saliendo de mi asombro, porque fue muy dura la Justicia conmigo durante todos estos años. Por suerte tengo a los tres mosqueteros que son mis abogados que hasta último momento la pelearon en el juzgado y me defendieron a muerte. Parece que eso le tocó el alma al fiscal. Ahora puedo hablar con más tranquilidad”, expresó.

Al ser consultado sobre su vida después del robo que terminó con la muerte de Franco Martín “Piolo” Moreyra, Ríos confesó que luego del hecho todo cambió. “Hoy no me puedo mover con normalidad. Ellos están acostumbrados a estar detrás de las rejas, pero nosotros no”.

Después del incidente todo fue bravo. Tuve que bancar mensajes del séquito de los que viven en la villa, también recibí amenazas. Acá en la esquina hicieron una misa macumbera para el chico que falleció. Yo no puedo salir de mi casa, porque me siento condicionado y con miedo”, contó.

El jubilado reveló que su esposa era enfermera y que siempre ayudó a los vecinos con temas de emergencias médicas. Él también colaboró haciendo trabajos de herrería a quienes se lo pedían.

“Siempre hemos hecho el bien con mi señora, con todos los vecinos, siempre los ayudamos. Vinimos a vivir acá en el 89 y había gente que venía a golpearnos las manos para que mi señora le diera una inyección. Yo, cuando me decían que le estaban entrando a robar, iba y le hacía soldadura en las rejas y otras cosas. Nunca negamos ayuda, lo hicimos durante 40 años. Mirá como me pagan hoy, eso es lo que me duele”, dijo Ríos, emocionado.

“Si no me defendía, no la contaba”

“Mis hijos se criaron con los valores que yo le pude inculcar y eso para mí es muy importante. Yo tuve mala suerte, es una mochila que me cuesta sacar, pero me arrepiento de haberlo hecho. Yo me defendí, si yo no me defendía no estaríamos hablando ahora, no la contaba”, aseguró Jorge Ríos a TN.

El jubilado se recuperó del aquel asalto que le costó su libertad por un tiempo, pero finalmente fue sobreseído y se le retiraron los cargos. “Ahora lo puedo contar sin romper el llanto, antes me costaba muchísimo mantener la entereza, y quedé con un plafón emocional muy bajo. Por suerte estamos saliendo”.

Consultado sobre si seguirá viviendo en la casa donde ocurrió todo, el hombre aseguró: “El barrio es bravo, pero irme después de más de 40 años sería un exilio. Encima, bajó la tasación de la casa porque la zona es caliente y picante. Uno se rompe el lomo para tener todo y pasa esto. Pero me voy a quedar acá”.

“Yo ahora no me animo a recibir a mis nietos en casa, nos reunimos en otro lado porque me quedan los miedos a pasar de nuevo todo esto. Quiero salir de mi casa y no estar con miedo”, cerró.

Fuente: TN – Todo Noticias