«Son ocho mentirosos»: la respuesta de Fernando Burlando a los rugbiers tras los pedidos de disculpas y las lágrimas

Los pedidos de disculpas de los ocho rugbiers y las lágrimas de algunos, como el caso de Máximo Thomsen, no conmovieron a los padres de Fernando Báez Sosa (18) ni al grupo de abogados que los representan.

«Son ocho mentirosos, no querían recomponer nada, le hablaban al tribunal, no miraban a los ojos, repitieron un cliché«, sostuvo Fernando Burlando ante una consulta de Clarín.

Este jueves fue la última audiencia del juicio, previo al veredicto, que se dará a conocer el lunes 6 de febrero a las 13 en el Tribunal en lo Criminal N° 1 de Dolores. Tras el alegato del abogado defensor, Hugo Tomei, los imputados ensayaron un pedido de disculpas.

Sin embargo, tanto Silvino Báez como Graciela Sosa Osorio las rechazaron. «No se los veía arrepentidos. No me conmovieron que pidan disculpas después de haber asesinado a mi hijo. Sus discursos parecían estudiados, porque todos dijeron las mismas cosas y ni siquiera tuvieron el valor de mirarme a la cara«, manifestó la mujer.

Además, sostuvo: «No sentí que fueron sinceros, para mí no tenían ningún tipo de arrepentimiento».

Por el asesinato fueron a juicio Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23), Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23), y Luciano (21), Ciro (22) y Lucas Pertossi (23).

El crimen se produjo en la madrugada del 18 de enero de 2020 frente al boliche Le Brique, en Villa Gesell. Tras echarlos del boliche por pelearse adentro con el grupo en el que estaba Báez Sosa, los rugbiers atacaron a golpes y patadas a la víctima, que murió en el lugar.

Los fiscales de juicio Gustavo García y Juan Manuel Dávila pidieron una pena de prisión perpetua para todos, por «homicidio doblemente agravado por haber sido cometido con alevosía y con el concurso premeditado de dos o más personas en concurso ideal con lesiones leves reiteradas«. Lo mismo requirió Burlando.

Este jueves, Tomei solicitó que los absuelvan debido a la «incongruencia» entre la elevación a juicio y la acusación en los alegatos y que, de no ser así, sean condenados por el delito de «homicidio en riña», que prevé una pena máxima de seis años de prisión.

EMJ

Fuente: Clarin.com