San Pablo reduce a 70% el aforo en partidos de fútbol por Ómicron

El estado brasileño de San Pablo, el más poblado del país, anunció este miércoles que los partidos de fútbol no podrán tener una capacidad mayor al 70% de público, recomendó a las municipalidades usar el mismo criterio para el aforo en eventos sociales y shows y prorrogó el uso de barbijo obligatorio hasta el 31 de marzo.

Las resoluciones fueron presentadas como medidas precautorias ante la ola de contagios por la variante Ómicron de la Covid-19.

La decisión fue informada en conferencia de prensa por el gobernador de San Pablo, Joao Doria, en virtud del avance de 99% de internaciones en enfermería y del 59% en terapia intensiva que se ha registrado en San Pablo desde el primer día de 2022.

Con 46 millones de habitantes, San Pablo es el estado con más casos y contagios del país y también alberga el mayor nodo de pasajeros de Sudamérica, el aeropuerto internacional de Guarulhos.

«En el caso de fútbol hemos decidido limitar al 70 por ciento de ocupación de público, con comprobante de vacuna contra Covid-19, para el ingreso de personas a los partidos campeonato paulista que se inicia el 23 de enero», dijo Doria en el Palacio de los Bandeirantes, la sede del gobierno.

Candidato presidencial para los comicios de octubre por el Partido de la Social Democracia Brasileña, Doria lanzó una recomendación y no un decreto a los municipios para que todos los eventos con público tengan una ocupación no superior al 70% pero cada decisión dependerá de los intendentes y la situación epidemiológica en cada municipio.

Por otra parte, el coordinador del comité científico de San Pablo, el médico y exviceministro de Salud de Jair Bolsonaro, Joao Gabbardo, anunció el uso obligatorio de barbijos en espacio abiertos y cerrados hasta el 31 de marzo de 2022.

Antes de Ómicron, la programación oficial de San Pablo incluía retirar el uso obligatorio de barbijo el 31 de diciembre.

El secretario de Salud paulista, Jean Gorinchteyn, explicó por su parte que la mayor parte de las internaciones corresponden a la enfermería y no a las unidades de terapia intensiva y que la mayor parte de los hospitalizados con personas con una dosis o con ninguna.

«En el auge de la primera ola de 2020 teníamos un promedio de 6.500 pacientes en terapia intensiva y en la segunda ola a 13.150 pacientes. Hoy tenemos un promedio de 1.300 internados, un 10 por ciento. Esto muestra la eficacia de la vacuna, con pacientes menos graves y con menos tiempo de hospitalización», explicó.

El funcionario indicó que la ocupación hospitalaria en el estado de San Pablo es del 39 por ciento, en los niveles más bajos desde que se inició la pandemia.

Por otra parte, el gobernador Doria anunció la distribución de 2 millones de test rápidos para la red pública de Salud, en el marco de los reclamos de la población por hacerse exámenes de Covid-19 tras las fiesta de Navidad y Año Nuevo, algo que ha agotado la capacidad de las farmacias.

Fuente: Télam