La Ciudad anunció que desde 2022 todos los estudiantes del último año de secundaria van a tener prácticas laborales obligatorias

La Ciudad de Buenos Aires anunció este jueves que a partir de 2022 todos los alumnos del último año de la escuela secundaria realizarán prácticas laborales obligatorias.

Fue el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien encabezó la conferencia de prensa desde Parque Patricios. Las prácticas alcanzarán a 29.400 chicos de 442 establecimientos educativos de gestión pública y privada.

Tendrán una duración de 120 horas cátedras que se distribuirán a lo largo del año. Estas horas no se sumarán a la currícula sino que serán parte de la carga horaria de las materias específicas de las orientaciones de los últimos años y del Espacio de Definición Institucional (EDI).

Además de las prácticas, explicaron a Clarín desde el Ministerio de Educación porteño, los alumnos tendrán otras 30 horas cátedra anuales en las que aprenderán Educación Financiera y Habilidades Blandas.

«Estas prácticas les permitirán a los estudiantes desarrollar nuevas capacidades, tomar decisiones con autonomía y estimular su creatividad, su pensamiento crítico y su potencial de trabajar en equipo», destacó Rodríguez Larreta.

Precisó que el formato es similar a lo que ya se realiza en las escuelas técnicas donde, según destacó, «los resultados son muy buenos». En las técnicas, el programa empezó en 2018 y participan unos 3.500 alumnos por año.

«Los chicos salen (de la secundaria) habiendo dominado habilidades que les permiten insertarse mejor en el mundo laboral. Vamos a dar opciones. Van a poder elegir prácticas según la orientación de la escuela y su propia vocación. En el sector productivo, en el Estado, en la educación superior, en el mundo cientifico-academico. Van a ser claves para el futuro. Combinan el saber con el hacer», insistió el mandatario porteño.

Desde la Ciudad advirtieron que esas prácticas no son lo mismo que pasantías ya que «forman parte del diseño curricular» y el «desarrollo se llevará adelante en horario escolar y serán incluidas en el proceso de evaluación a cargo de los docentes».

Las organizaciones que participen de estas actividades o estén interesadas en hacerlo con estudiantes de escuelas públicas, deberán formar parte del «sistema de inscripción para entidades y personas humanas comprometidas con la educación» y cumplir con todos los requisitos establecidos, mientras que los establecimientos de gestión privada, en tanto, deberán establecer los convenios correspondientes.

Según confirmaron a Clarín desde el Ministerio de Educación porteño, ya hay 150 empresas y organizaciones que se sumaron a la iniciativa y necesitan que sean unas 400 para cubrir al total de los alumnos que harán las prácticas, 11.250 de 116 escuelas públicas y 18.150 de 326 escuelas privadas. Los colegios privados deberán establecer sus propios convenios.

Un primer intento «ruidoso» y frustrado

En la conferencia de prensa en la que se hizo el anuncio también estuvieron la ministra de Educación, Soledad Acuña; el jefe de Gabinete, Felipe Miguel; el ministro de Desarrollo Económico y Producción, José Luis Giusti; y la subsecretaria de Coordinación Pedagógica y Equidad Educativa, Lucía Feced.

Al dar detalles del plan que se pondrá en marcha el año próximo, la titular de la cartera educativa porteña hizo referencia a ese primer intento fallido de implementación de las prácticas laborales.

«Hace 5 años lanzamos un proceso profundo y un poquito ruidoso de transformación de la escuela secundaria en la Ciudad y que era la continuidad del algo que había iniciado Esteban Bullrich anteriormente, cambiando los contenidos curriculares», precisó Soledad Acuña.

Fue en agosto de 2017 cuando la Ciudad anunció que los alumnos deberían realizar prácticas laborales, entre otras reformas.

En ese momento, el intento de reforma encendió una ola de protestas que se tradujo en tomas de escuelas por parte de alumnos.

«Dijimos hace 5 años que esa formación tenía que consolidarse aprendiendo en el hacer, en espacios productivos, laborales; dijimos que era importante que cuando los chicos llegaran a esa última etapa tuviesen la capacitación necesaria y por eso a partir del año que viene serán obligatorias», agregó la ministra.

Al hablar de la «secundaria del futuro», la funcionaria planteó que demanda salir «de la lógica de materias estructuradas para trabajar en aprendizaje basado en proyectos con incorporación fuerte de tecnología en las aulas y con una mirada puesta en competencias y con evaluaciones basadas en competencias».

Desde Educación señalaron que las prácticas comenzarán en 2022 porque el año próximo es cuando llegan a 5° los primeros alumnos que cursaron con la reforma de la «secundaria del futuro», con menos materias tradicionales y más contenidos aplicados.

DD / AS