Cómo funciona la “promoción acompañada”, la propuesta de Nación para que los alumnos no repitan el ciclo lectivo 2021

https://resizer.glanacion.com/resizer/4JoyjRj8sfwRVAUHNb2zeQt7US8=/768x0/filters:quality(80)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/lanacionar/6FDXMEMM4FF3BJVU3BJ3RNGN5A.JPG

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, propuso en el Consejo Federal de Educación que, al igual que en 2020, todos los alumnos sean promovidos al nivel siguiente, sin “repitencia”. La pandemia sigue y con ella, el cierre de las escuelas y las alteraciones varias a la actividad escolar durante buena parte del año lectivo en varios distritos, consideraron en el Palacio Sarmiento.

Qué es la promoción acompañada

El año pasado, y ante la disrupción que supuso la pandemia para el sistema educativo, el Consejo Federal aprobó de manera unánime la unificación del ciclo lectivo 2020 y 2021 y la “promoción acompañada”. Este dispositivo atípico está regulado desde 2012 pero sólo se aplicaba en casos aislados.

¿Qué significa la promoción acompañada? Que los aprendizajes que no se lograron en 2021, podrán reforzarse en los primeros meses de 2022. Entonces, la acreditación de saberes para definir el paso de curso se tomaría recién el año que viene.

“Queremos extender el concepto de unidad pedagógica, donde haya un encuentro en pequeños grupos entre la maestra, el profesor y los estudiantes que tengan la figura de promoción acompañada”, dijo Trotta en diálogo con TN.

Y explicó: “¿Qué estamos planteando nosotros en la excepcionalidad de la pandemia? Los aprendizajes que quedaron pendientes hay que reorganizarlos con la propuesta de este año. Intensificar los aprendizajes no se traduce en ver lo mismo más rápido: es una propuesta pedagógica distinta, que tiene que garantizar esos aprendizajes con una propuesta distinta en cuanto a los contenidos”.

El argumento que plantearon los funcionarios ante el Consejo Federal de Educación giró en torno a que “2021 también fue el año de la pandemia” y las modalidades virtuales y presenciales fueron intermitentes en distintos lugares del país de acuerdo con la situación epidemiológica.

Para la promoción, se considera cada año o grado escolar junto al subsiguiente: los años 2021 y 2022 conforman una unidad pedagógica y curricular. Es decir que los contenidos y metas previstos para los dos grados fueron reorganizados para ser abordados como un bloque.

Como en el jardín el pasaje está atado a la edad, el cambio arranca con los primeros cursos de primaria. Tercer grado pasa a integrar la unidad pedagógica que ya componen primero y segundo.

La mayor dificultad tiene que ver con los cursos de fin de nivel: el último grado de primaria y el último año de secundaria. Los alumnos de sexto grado deberán acreditar los aprendizajes previstos para pasar a la secundaria. Aquellos alumnos que no aprueben en marzo, pasarán al secundario bajo la figura de “promoción acompañada” y recibirán enseñanza complementaria a lo largo del año.

En tanto, los alumnos que terminan su escolaridad obligatoria seguirían cursando hasta abril para dar un cierre a su trayectoria.

El rechazo de la ciudad de Buenos Aires

La ministra de Educación porteña Soledad Acuña ya expresó un contundente rechazo a la propuesta de Trotta. Sostuvo que a diferencia de 2020, este año la pandemia permitió mayor presencialidad en las aulas en la ciudad.

También en TN, cuestionó la idea de volver a establecer unidades pedagógicas: “Sí se considera nuevamente como un ciclo, lo que se está diciendo es que no habría repitencia, que todos los chicos pasan igual”.

Según Acuña, esta decisión genera desgano en los estudiantes. “Los chicos dejaron de conectarse a los zoom, los chicos dejaron de estudiar, porque total pasaban. Es un desincentivo absoluto para los chicos para seguir estudiando, porque total no hay consecuencias. Estudio o no estudio, da lo mismo paso de año o paso de grado”, indicó.

La ministra porteña insistió sobre la importancia de la presencialidad, motivo de un largo conflicto con el Gobierno nacional, y auguró consecuencias de por vida en los chicos.

“Cada día en la escuela cuenta. Lo que no aprenden hoy va a significarles trayectos educativos con dificultades a lo largo de sus estudios. En el mediano plazo, van a ser adultos con un trabajo que no les genere una remuneración acorde. Van a ser adultos que tengan problemas de empleo. No podemos seguir engañando a los estudiantes y decirles que están aprendiendo cuando no están aprendiendo”, declaró.

Fuente: TN – Todo Noticias