Piñera impulsó el matrimonio igualitario y sus aliados pinochetistas no se lo perdonaron

 

Luego de recibir una ola de críticas desde su propia coalición partidaria por anunciar que se pondrá urgencia al proyecto de ley para permitir el matrimonio igualitario en Chile, el Gobierno defendió este miércoles la propuesta realizada el martes por el presidente Sebastián Piñera durante su discurso de Cuenta Pública.

La urgencia señalada para el proyecto hizo que desde Chile Vamos -la coalición de derecha que llevó a Piñera al poder- la calificaran de «traición» por no haber anticipado la iniciativa hacia adentro de la alianza.

El ministro vocero de Gobierno, Jaime Bellolio, apoyó el anuncio presidencial en el hecho de que, si lo consultaba, seguramente no habría habido un acuerdo por incorporarlo.

«Concentrarse exclusivamente en eso creo que es una exageración cuando hay un discurso completo que habla de muchas cosas muy potentes», defendió Bellolio.

El vocero de Gobierno resaltó que el tema es materia de «profunda convicción del presidente«, y reveló que los resultados positivos de las encuestas realizadas sobre el tema, a la par de su discusión en el comité político, derivaron en la decisión del jefe de Estado, quien consideró que «la oportunidad de presentar esto era en la última Cuenta Pública».

Sobre quienes acusaron al presidente de haber cometido «una traición», Bellolio añadió que «fue el propio presidente Piñera en su primer Gobierno quien aprobó el Acuerdo de Unión Civil».

Pinochetistas se sienten traicionados

«Todo Chile sabe que en Chile Vamos hay diferencias sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo. El presidente también lo sabe y por eso es grave que haya ocultado este anuncio. Para muchos esto es una traición del Presidente, y el divorcio definitivo con parte de la coalición», escribió en Twitter el diputado Guillermo Ramírez, de la pinochetista Unión Demócrata Independiente (UDI).

Con una postura más moderada, pero igual de crítica por las formas, el senador UDI Juan Antonio Coloma dijo creer «en los trabajos en equipo», por lo que no le gustó verse sorprendido «en temas largamente discutidos, donde es legítimo tener posiciones diferentes».

«Cuando uno es coalición, tiene un programa de Gobierno y trata de hacer las cosas de forma conjunta, no me parece que esta sea la fórmula de poder relacionarse» con su propia coalición, agregó.

Por otra parte, el senador Francisco Chahuán, de Renovación Nacional, el partido de Piñera, expresó: «tendremos que reflexionarlo en su momento», y se mostró convencido de que «un matrimonio es una institución entre un hombre y una mujer».

Asimismo, recordó que para aprobar una iniciativa de este tipo «hoy día los votos no están en el oficialismo. Habrá que esperar y ver cómo viene el texto del proyecto».

Crisis oficialista y apoyo opositor

En este sentido, Bellolio recalcó que entiende que «hayan diferencias en Chile Vamos», pero insistió en que «el Presidente no les está pidiendo a esas personas que voten a favor del proyecto, sino que voten en conciencia el proyecto».

Pero las críticas no se centraron únicamente en la actitud de Piñera antes de presentar el tema, ya que otros actores consideraron que la propuesta del mandatario no era necesaria en el contexto de pandemia, porque hay otros temas de agenda social que merecen mayor celeridad para ser atendidos.

«El Presidente tiene prioridad para matrimonio gay, anunciar la agenda de la izquierda. Pero hay recursos para la Fiscalía de DDHH, para el INDH y para la Defensoría, pero no hay ninguna noticia relevante para la postergada clase media. Insólito e injusto», expresó el senador UDI Iván Moreira.

Desde la oposición, las senadoras Loreto Carvajal y Adriana Muñoz calificaron la iniciativa del jefe de Estado como un «avance importante y concordante con los tiempos», mientras que el senador socialista Álvaro Urresti señaló que espera que Piñera «convenza a su sector, porque sus parlamentarios no lo están respaldando».

Fuente: Télam