“Nos mienten en la cara”, la dura acusación de Federación Agraria al Gobierno

“Pese a lo que quieran instalar desde el relato oficial, el Gobierno reinstauró los Registros de Operaciones de Exportación (ROE), nos mienten en la cara”. La frase, de inusual virulencia en un comunicado de una entidad nacional, y escrita 4 veces en una misma página, la estampó Federación Agraria Argentina para sentar su posición pública sobre las últimas medidas sobre exportaciones de carne.

La entidad de la Mesa de Enlace que se considera una de las más afines al oficialismo se declaró “en alerta y monitoreo permanente ante estos anuncios” y analizará “los pasos a seguir en su reunión de consejo directivo en los próximos días.

“Con la publicación de la Disposición 59/21 de la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario (ex ONCCA) se confirmaron nuestras peores sospechas”, dispararon. Y en ese sentido, afirmaron que “el Gobierno creó un mecanismo para prohibir, trabar, restringir, direccionar y manipular una por una las exportaciones de carne”.

Para FAA, los ROE que estuvieron vigentes entre 2006 y 2015 bajo la impronta amenazante y discrecional del ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, representaron “un fracaso fenomenal.

Recordaron que se perdieron 17.000 puestos de trabajo de la industria, 100 frigoríficos y 10 millones de cabezas de ganado, sumado a que el precio de la carne en la mesa de los argentinos subió varias veces más que la inflación”. Y se mostraron convencidos de que “ese sistema es el que el gobierno acaba de reimplantar, con otro nombre, sumándole la ‘épica ficticia’ de un discurso anti evasión que no convence a nadie”.

Y resaltaron: “Antes fueron los ROE, ahora bajo el discurso del control de la informalidad y evasión son las Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJEC) aplican una fachada para consagrar la vuelta de un nefasto sistema de manejo de las exportaciones de carne. Tristemente, los productores agropecuarios ya conocemos el final”.

En el análisis fino de la medida, interpretaron que “cada exportación quedará a revisión del burócrata de turno”. Aunque se dispuso que a las 19 hs. del tercer día hábil siguiente a la DJEC, de no mediar rechazo u observaciones, en FAA creen que “bajo una elegante redacción que simula ser de aprobación automática, está la verdadera trampa: con esto tienen la llave de la exportación de carne, como con los ROE”.

Al respecto, relacionaron esta disposición con “resoluciones inconsultas, publicadas el 19 y 20 de abril, que despertaron temor en toda la cadena de carnes y que se confirman con la 59/21. Se deja abierta la puerta a la discrecionalidad., porque al poder pedir la baja de RUCA ante la necesidad de abastecer el mercado interno, les da la posibilidad, por cuestiones de precio u oferta, de generar un cierre de exportaciones”.

Evaluaron desde FAA que “las resoluciones están allí y son claras, el problema no es que no las entendemos, sino que las entendemos. Y su fin es muy claro, y se ratifica más por haberlo vivido antes: darle al gobierno el control total del mercado de carnes.

Los federados “confirman con pruebas evidentes que el gobierno no quiere dialogar sino imponer medidas que ya fracasaron. Dicen querer dialogar, pero lo hacen desde la mentira, sin decirnos que lo que está escrito en las resoluciones y firmado por los propios funcionarios. Tratan de explicar que lo que hacen no dice lo que dice y no implica lo que implica. Y no nos vamos a dejar tomar por tontos”.

Y concluyeron: “Basta de falsos diálogos y mentiras, así no se defiende la mesa de los argentinos. Solo se destruye la producción. Como hemos dicho semanas atrás, nos hemos declarado en alerta y monitoreo permanente para ver lo que sucedía con estas medidas, y a las pruebas nos remitimos. En los próximos días, en la reunión de nuestro Consejo Directivo Central, analizaremos e informaremos los pasos a seguir”.

Fuente: TN – Todo Noticias