0

El general retirado Eduardo Villas Boas, jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra con la expresidenta Dilma Rousseff, ha publicado un libro en el que reconoce que el Ejército influyó para que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva fuera encarcelado por un delito de corrupción.

Villas Boas admite en un libro que se reunió varias veces con el entonces vicepresidente Michel Temer cuando se planificaba la moción de censura contra Rousseff que aupó a Temer al poder. También admite que un texto divulgado por las redes sociales en vísperas de que el Supremo Tribunal Federal votase un ‘habeas corpus’ solicitado por la defensa de Lula tenía como propósito directo el rechazo a la petición.

Sorprende en particular que el texto no era suyo, sino que estaba respaldado por toda la jefatura del Ejército de Tierra y sin consultar a Fuerzas Aéreas ni Marina. Para Villas Boas, liberar a Lula sería “un riesgo a la institucionalidad en el país”. No especifica el motivo, pero subraya que la posibilidad de una intervención militar en caso de que Lula liberado hubiera sido altísima.

También revela que fue bajo su mando que los militares volvieron a implicarse en política, buscando a un candidato que en las elecciones presidenciales de 2018 pudiese derrotar a la izquierda, representada esencialmente por el Partido de los Trabajadores (PT) de Lula en respuesta a la creación de la Comisión de la Verdad, destinada a investigar y denunciar los crímenes de la dictadura por parte de Rousseff.

Para Villas Boas, el actual presidente, el ultraderechista Jair Bolsonaro era la única opción viable para derrotar a la izquierda en 2018 y, de paso, asegurar a los uniformados un protagonismo en la política brasileña.

El libro lleva por título ‘General Villas Boas: conversaciones con el comandante’ y su relevancia se debe a la gran influiencia con la que cuenta aún el exoficial entre los militares.

Fuente: Infobae