0

Morón contará con una nueva Reserva Urbana en un predio de 280 hectáreas en El Palomar que se destinará a la recreación, paseo y preservación del ecosistema natural.

Mientras avanza el proyecto, ya se hicieron las primeras visitas guiadas para concientizar a los vecinos sobre la importancia de preservar este pulmón verde.

La Reserva Urbana de la Defensa se encuentra en una fracción del predio de la 1° Brigada Aérea El Palomar, donde desde febrero de 2018 funcionó un aeropuerto civil para aerolíneas low cost, desactivado en marzo con el inicio de la cuarentena del coronavirus y finalmente cerrado “por dificultades técnicas y económicas” a mediados de diciembre.

Ahora,la Comuna firmó un acuerdo con el Ministerio de Defensa para crear en otro sector de los terrenos que pertenecen al Estado Nacional un nuevo paseo público.

En verdad, el proyecto de declarar esta área como sector protegido venía desde mucho antes de la existencia de la terminal aérea que funcionó durante dos años y medio. Fue presentado al Concejo Deliberante en 2014 por la Asociación Civil Isla Verde, una entidad conformada por vecinos que se encargan de preservar el espacio ambiental que se encuentra en los terrenos linderos al partido de Hurlingham y la Base Aérea de El Palomar.

La Asociación Civil Isla Verde presentó el proyecto en 2014 al Concejo Deliberante.

Este espacio público recreativo y abierto a la comunidad, combinará educación ambiental, actividades de esparcimiento, deportivas, culturales, eco-turísticas y de investigación. Además, en un sector del predio, el Municipio prevé la construcción de un polideportivo público y el desarrollo, junto a Nación, de viviendas Procrear.

“La iniciativa de la creación de la Reserva Natural Urbana de El Palomar, tiene como propósito la protección de cientos especies de flora y fauna silvestre, además de la conservación de valiosos ambientes de pastizal, bosque, humedal y arroyos, de extrema importancia en variados procesos ecológicos”, explicaron desde la Comuna.

Además, este proyecto implica el amparo de los márgenes de los cursos de agua que corren a cielo abierto por el predio, como el arroyo Céspedes, Corvalán y Morón, lo que permitirá el desarrollo de la vegetación palustre, que funciona como filtro para las impurezas del agua y posibilitaría el desarrollo de la biodiversidad.

Es un gran avance y es el primer instrumento legal para proteger los ambientes nativos y la biodiversidad que lo habita. Estos terrenos dejaron de ser ociosos y fueron reconocidos por entidades estatales por su valor de conservación y biodiversidad. Así también, como la importancia de su rol para la comunidad”, celebraron desde Isla Verde tras la firma del acuerdo.

A su vez, desde la entidad aseguraron que se debe seguir trabajando “para lograr la coparticipación, también en conjunto a la comunidad científica, y así poder garantizar la conservación de este lugar para la posteridad y su correcta administración”.

Días después de la rubricación del convenio se llevó adelante la primera visita guiada abierta a vecinos con el objetivo de empezar a concientizar acerca de la importancia de preservar la flora y fauna autóctona, como así también sobre el valor del patrimonio municipal.

“Es la primera de una serie de visitas abiertas a la comunidad que estamos impulsando desde el Municipio para que los vecinos y vecinas puedan conocer este lugar. Para esto nos acompaña la ONG Isla Verde con la cual venimos trabajando y hoy ofician como guías. Es increíble que en Morón tengamos un pulmón verde como este a tan sólo 300 metros de la calle”, dijo el secretario de Desarrollo Territorial y Relaciones con la Comunidad, Mariano Spina.

Esta será la segunda Reserva Natural Urbana del Distrito y se sumará a la de Castelar Sur, un espacio de 14,5 hectáreas creado para preservar parte de la diversidad biológica nativa, proteger paisajes típicos, reconstruir la memoria ambiental y crear lugares de recreación social.

Fuente: Clarín.com