0

El Gobierno de Rusia aprobó los planes de cooperación con China para la construcción de una estación espacial lunar después de que la agencia espacial rusa, Roscosmos, rechazara la propuesta de Estados Unidos.

Según el portal de información legal, Roscosmos ha recibido autorización del primer ministro, Mijaíl Mishustin, para firmar con Pekín el correspondiente memorándum de cooperación.

Roscosmos y la Administración Nacional China del Espacio (CNSA) firmaron en su momento un programa conjunto de cooperación en el espacio para el lustro 2018-2022, que incluía la exploración del satélite de la Tierra y el resto del cosmos.

En diciembre pasado, el director de la agencia rusa, Dmitri Rogozin, aseguró durante una reunión en el Senado que Pekín había ofrecido a Moscú cooperar en la exploración de la luna Europa, satélite de Júpiter.

Con todo, Rogozin, había coqueteado durante los últimos años con Estados Unidos, que invitó a Rusia a participar en su programa lunar Artemisa, que contempla el retorno del ser humano a la Luna en 2024.

A mediados de 2020, Rogozin anunció públicamente que Moscú renunciaba a participar en Artemisa debido a que este programa se había convertido en un “gran proyecto político”.

“Ellos ven su programa no como uno internacional, sino como algo parecido a la OTAN”, adujo.

Rogozin aseguró que Rusia se opone a la privatización y explotación comercial de la Luna, como propuso el pasado año el entonces presidente de EEUU, Donald Trump.

“En ningún caso permitiremos la privatización de la Luna por parte de nadie. Eso es ilegal y contradice el derecho internacional”, aseguró a una emisora de radio.

Rusia, el primer país en enviar un hombre al espacio en 1961, planea lanzar una misión tripulada con rumbo a la Luna a partir de 2031.

China protagonizó en diciembre pasado un hito histórico cuando la sonda Chang’e 5 alunizó en la cara visible de la Luna, emulando la hazaña de la Chang’e 4, que se posó en la cara oculta en enero de 2019.

EFE

Fuente: Clarín.com