0

En medio de una serie de reclamos de un sector ultrakirchnerista para que los ex dirgentes presos por corrupción como Milagro Sala o Amado Boudou recuperen la libertad, Sergio Massa descartó que el oficialismo en la Cámara de Diputados vaya a impulsar un debate de ese estilo y afirmó que “una amnistía para los casos de corrupción sería absurdo y un gran error”.

“De mi parte no hay ninguna chance ni de poner en discusión una amnistía así como creo que el Presidente no tiene ninguna vocación de discutir un indulto. La justicia es quien absuelve o condena”, afirmó el líder del Frente Renovador.

Y agregó: “Creo que no hay ninguna necesidad política y creo que, en todo caso, lo mejor que nos puede pasar es que cada poder del Estado haga su trabajo. El legislativo legislar, la justicia absolver o condenar y el Ejecutivo llevar adelante la gestión. Tratar una amnistía me suena absolutamente absurdo”.

Asimismo, en una entrevista con el diario El País de España, el titular de la Cámara baja dejó clara su postura con respecto a Venezuela, otro tema que divide al Frente de Todos: “Yo mantengo desde hace años que el gobierno venezolano no cumple las pautas democráticas mínimas. El Presidente también ha sido claro en su respaldo al Informe Bachelet y tiene una posición muy clara respecto de la necesidad de que Venezuela camine hacia una democracia a partir de una solución que encuentren los venezolanos con ayuda del resto de las naciones”.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner

Alberto Fernández y Cristina Kirchner

 

En referencia a esto y al resto de los temas en los cuales hay posiciones distintas dentro de la coalición gobernante, Massa mostró un apoyo tajante hacia Alberto Fernández y aseguró que es el que toma las decisiones: “Manda el Presidente, no lo dude. Después cada uno de nosotros puede aconsejar u opinar desde la experiencia y el Presidente puede tomar la decisión en función de lo que opina uno u otro. Pero no tengan ninguna duda que el liderazgo del Gobierno lo lleva adelante el presidente Alberto Fernández”.

Sobre su relación con Cristina Kirchner, expresó que es “de respeto y trabajo coordinado” y reconoció que “alguna vez” hablaron de sus diferencias pasadas.

Con respecto a la gestión del Gobierno y al control de la pandemia, Massa sostuvo: “Hemos afrontado el temporal. Otros países pudieron tomar crédito para batallar contra la pandemia. Nosotros heredamos un país en default. No sólo no pudimos pedir créditos, sino que tuvimos que renegociar una reestructuración de la deuda con los acreedores privados. A pesar de eso, expandimos el gasto público para asistir a casi tres millones de trabajadores, casi el 40% de la fuerza laboral formal, con el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción, y pudimos llegar a los hogares en mayor dificultad con una tarjeta alimentaria y el Ingreso Familiar de Emergencia. Casi el 40% de la población argentina vive en la pobreza. Eso nos dejó el anterior Gobierno de Mauricio Macri. Aun así, pudimos también mejorar las jubilaciones más bajas”.

infobae-image

En otro tramo de la entrevista, el ex intendente de Tigre consideró que “el triunfo de Biden abre expectativas para Latinoamérica y ofrece a Argentina la oportunidad de redescubrir su relación con Estados Unidos” pero fue más cauto a la hora de hablar sobre una posible influencia sobre el FMI.

“El Fondo decidió violar su propio estatuto para apoyar a Macri como candidato a la reelección, eso lo reconoció un alto funcionario del FMI. A pesar de ello, Argentina tiene vocación de ordenar su relación con el FMI. Pero hay dos cosas que este gobierno no va a permitir: que se le imponga un ajuste y que se le imponga un programa económico. Queremos pagar gracias al crecimiento conseguido con un programa elaborado en Argentina”, sentenció.

Y añadió: “El Fondo tiene una mirada técnica y otra mirada más política. En ese sentido, países europeos como España y Francia han respaldado a Argentina. Confío en que alcancemos un acuerdo sobre la deuda dentro de este semestre. Y estoy convencido de que el crecimiento económico nos permitirá cerrar un buen acuerdo. El Gobierno cree en el equilibrio fiscal, en el superávit comercial, en un tipo de cambio competitivo, en la acumulación de reservas y en el desendeudamiento. Pero todo eso tiene que acompañarse de crecimiento con inclusión y de creación de empleo, para doblegar la pobreza”.

Fuente: Infobae