0

Muchas personas decidieron viajar a la costa atlántica para comenzar el 2021. Esto es algo que habitualmente hacen muchas familias o grupos de amigos todos los años para esta época pero este año la pandemia por el coronavirus provocó que la estadía en algunas ciudades costeras sea diferente. Este es el caso de Pinamar, donde el municipio montó un fuerte operativo policial en distintas zonas de acceso a las playas con el objeto de que no ingresen personas y evitar aglomeraciones.

Durante las primeras horas de la mañana del 1 de enero se difundieron por redes sociales fotos en donde se observan grupos nutridos de uniformados parados sobre los accesos de los distintos balnearios. Todos los años se organizan festejos y bailes en la arena pero en esta temporada está prohibido.

Desde la intendencia ya lo habían advertido la semana pasada y otras ciudades vecinas se sumaron a la medida como fue el caso de Villa Gesell.

Pinamar es uno de los centros turísticos más concurridos en el verano y desde el comienzo de la llegada de los turistas, el pasado 1 de diciembre, estableció un protocolo sanitario estricto. El mismo incluye controles en los ingresos a la ciudad para verificar que todos los que arriben tengan el el certificado de circulación nacional y el permiso municipal. Para esto, se puso a disposición una Declaración Jurada que se puede descargar desde la web.

“Todos sabemos que se trata de una temporada totalmente atípica y, en ese sentido, tenemos que generar una dinámica de trabajo diferente. Empezamos la temporada ahora y que termine el 4 de abril tiene que ver con la idea de descongestionar un poco los lugares turísticos. Iremos, además, ordenando otros cambios importantes que tienen que ver con mantener los protocolos en los comercios, eventos que se irán transformando, nocturnidad, eventos culturales, va a ser una temporada diferente pero estamos preparados”, explicó Alberto Lamarque, secretario de Gobierno de este partido bonaerense.

El cordón de policías impidió que los turistas lleguen a las playas de Pinamar durante la noche del 1 de enero del 2021

El cordón de policías impidió que los turistas lleguen a las playas de Pinamar durante la noche del 1 de enero del 2021

 

La rigurosidad en los controles de la que hablaban las autoridades locales semanas atrás quedó plasmada en el operativo montado durante la madrugada del 1 de enero. Muchos balnearios de Pinamar tenían permitido abrir sus puertas para cenas que respetaran los protocolos aprobados previamente por el municipio. Sin embargo, quedaba prohibida la organización de bailes como ocurrió en años anteriores. El objetivo es que se respete el distanciamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno nacional.

La semana pasada Villa Gesell anunció una medida similar y fue anunciada por el intendente de ese municipio balneario bonaerense, Gustavo Barrera. Mediante un comunicado explicó que “con el fin de evitar fiestas y disturbios en la zona y a raíz de la no apertura de establecimientos bailables para esta temporada 2020/21, en cumplimiento con las medidas sanitarias por la pandemia del COVID-19, se restringirá el ingreso a la costa”.

En ese sentido, mediante un decreto estableció “la prohibición de ingreso y permanencia en todo el sector de playa desde las 22 hasta las 6 horas para resguardar el ingreso a la zona en horas de la madrugada”.

Estas medidas se dan en un contexto de una suba marcada de contagios diarios de coronavirus y que por estas horas preocupan al Gobierno nacional y al de la provincia de Buenos Aires.

El jueves el presidente Alberto Fernández adelantó que adoptará medidas en caso de que continúe la tendencia después de las fiestas de fin de año.”Si vemos que la situación no afloja y el relajamiento sigue, vamos a ver de qué modo las fuerzas de seguridad empiezan a actuar en la calle para disipar a la gente e impedir aglomeraciones”, aseguró.

Producto de la inquietud ante la aceleración de la curva de contagios, el mandatario se reunió el miércoles con Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof. Según aseguró, quería conocer de primera mano qué está sucediendo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en la provincia de Buenos Aires, donde en la última semana de diciembre la cantidad de contagios regresó a niveles altos.

“Tenemos el problema de la Costa con el turismo, Mar del Plata no la está pasando bien; vamos a dejar pasar el fin de año y vamos a mirar con lupa cómo resolvemos esto”, indicó el Presidente.