Radioconectividad

La Radio Online

Se aprobó la Ley Donal: la iniciativa de Carrió sobre donación de alimentos

En la Argentina, uno de los principales exportadores mundiales de alimentos, 16 millones de toneladas de comida se tiran cada año a la basura, según datos de FAO y del Ministerio de Agroindustria. Esto equivale a un kilo por día y por habitante, mientras un 30% de la población está bajo la línea de pobreza y tiene serias dificultades para alimentarse.

Con la mira puesta en poder revertir esta tendencia, la Cámara de Diputados aprobó una modificación de gran importancia en la Ley 25.989, de Régimen Especial para la Donación de Alimentos (o Ley Donal).

Puntualmente, la Cámara baja, restituyó el artículo 9° que brinda un resguardo para las empresas con el objetivo de que se animen a donar más, evitando el desperdicio de millones de alimentos aptos para el consumo humano. Ese artículo había sido vetado en 2004 -cuando la iniciativa fue sancionada- e impidió la aplicación plena de la ley.

La modificación permite deslindar responsabilidades a los donantes por los daños y perjuicios que pudieran producirse, siempre y cuando la donación se hubiese efectuado sin ocultar vicios de la cosa.

La modificación permite deslindar responsabilidades a los donantes por los daños y perjuicios que pudieran producirse, siempre y cuando la donación se hubiese efectuado sin ocultar vicios de la cosa y contando con los controles bromatológicos exigidos por el Código Alimentario Argentino.

Mirá también

La Cámara achicó el amplio criterio de “realidad económica” que había fijado para definir que una reorganización societaria no debe pagar impuestos, y exigió que se cumpla el resto de las requerimientos específicos

“La reincorporación de este artículo es fundamental para que más empresas se animen a donar, ya que además prevé incentivos fiscales para quienes lo hagan”, destacó Natascha Hinsch, directora de la Red de Bancos de Alimentos (REDBdA), integrada por unas 20 entidades que se ocupan de recolectar y distribuir esas donaciones en todo el país.

La Ley Donal, estipula quiénes pueden donar, qué productos, cómo debe hacerse y los derechos y obligaciones de cada parte. Este nuevo marco legal hará posible la alimentación de miles de niños y adultos que se encuentran actualmente en situación de pobreza y riesgo alimentario.

La Ley crea, además, un “Registro de Instituciones de Bien Público Receptoras de Alimentos” en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, donde deberán inscribirse las instituciones públicas o privadas legalmente constituidas.

Y crea, además, un “Registro de Instituciones de Bien Público Receptoras de Alimentos” en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, donde deberán inscribirse las instituciones públicas o privadas legalmente constituidas que cumplan con los controles sanitarios previstos en el Código Alimentario Argentino.

La iniciativa provocó un cruce entre Elisa Carrió y Margarita Stolbizer, a fines de 2017, cuando la primera calificó de “progresismo estúpido” a los interbloques progresistas por diferencias sobre el artículo de la polémica. El GEN -de Stolbizer- y Libres del Sur se levantaron de sus bancas provocando la caída de la sesión.

Los Bancos de Alimentos

Los Bancos de Alimentos (BdA), nacidos en la Argentina a partir de la crisis del 2001, son organizaciones sin fines de lucro que contribuyen a reducir el hambre, malnutrición y desperdicio de alimentos en el país, rescatando alimentos aptos para el consumo humano que, por algún problema de packaging, etiquetado, corta fecha de vencimiento, estacionalidad, poco éxito en el mercado, etc, ya no se pueden comercializar.

De acuerdo con información de Agroindustria, un 13% de la producción local de alimentos se tira sin llegar a ser comercializada. Y el desperdicio sigue a lo largo de la cadena de transporte, almacenamiento, venta, y consumo, por malas prácticas y hábitos. Lo que más se desecha son vegetales, en todos los niveles sociales.

Con procedimientos cuidados, los Bancos de Alimentos almacenan los productos, los clasifican y los distribuyen entre organizaciones comunitarias, garantizando la trazabilidad.

De acuerdo con información de Agroindustria, un 13% de la producción local de alimentos se tira sin llegar a ser comercializada. Lo que más se desecha son vegetales, en todos los niveles sociales.

Entre 2003 y 2017, el trabajo de los Bancos de Alimentos, en alianza con las empresas productoras y distribuidoras de alimentos, supermercados, productores frutihortícolas y mercados concentradores de frutas y verduras, evitó el desperdicio de más de 85 millones de kilos de alimentos, contribuyendo a disminuir el riesgo alimentario en el que se encuentran miles de personas, y evitando el deterioro del ambiente.

Solo en 2017 se distribuyeron más de 9.5 millones de alimentos entre 2400 organizaciones comunitarias, beneficiando a más de 332.000 personas (70% niños). Considerando la cifra de $ 80 por kg de alimentos rescatado, el trabajo de la REDBdA puede cuantificarse en $ 800 millones.

La Red estima que rescatando el 10% de los alimentos que se desechan, se podría alimentar a las 5.000.000 de personas que no tienen asegurado un plato de comida diario en el país.

https://www.cronista.com/economiapolitica/Se-aprobo-la-Ley-Donal-la-iniciativa-de-Carrio-sobre-donacion-de-alimentos-20181011-0002.html