Deportes

Deportistas olímpicos: sólo podrán entrenarse los atletas clasificados a Tokio 2020

Los 143 atletas argentinos que ya tienen asegurada su participación en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020 podrán dejar sus casas y volver a sus entrenamientos normales . El Gobierno argentino emitió el permiso para que regresen a sus actividades habituales, luego de aprobar los protocolos presentados por el Ministerio de Turismo y Deportes, el Comité Olímpico Argentino (COA) y las federaciones de cada disciplina. La medida, no obstante, no incluye a aquellos que todavía no tengan el boleto asegurado a Japón.

El jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero, firmó la autorización de una resolución que había sido comunicada hace una semana por las autoridades del área deportiva pero que necesitaba ese paso administrativo para su instrumentación, lo que ocurrió luego del análisis de los procedimientos correspondientes para resguardar la seguridad sanitaria en el marco de la pandemia de coronavirus.

“Declárase exceptuada del cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio y de la prohibición de circular, en los términos establecidos en el artículo 6° del Decreto N° 297/20 y en la presente decisión administrativa, a la práctica deportiva desarrollada por los atletas argentinos y por las atletas argentinas que se encuentran clasificados y clasificadas para los XXXII Juegos Olímpicos que tendrán lugar entre el 23 de julio y el 8 de agosto de 2021, en la Ciudad de Tokio, Japón, y por sus equipos de trabajo”, puede leerse en la decisión administrativa que lleva la firma de Cafiero.

Así, los 143 atletas que ya tienen asegurada su plaza en Tokio 2020 deberán cumplir los Protocolos de Actuación para la Prevención y Control de coronavirus, cuya implementación estará vinculada a la dinámica de la situación epidemiológica en el país. “Estuvimos trabajando esta semana de manera muy dedicada para que la autorizaciones salieran lo más rápido posible pero siempre con la mirada puesta en que los protocolos nos aseguren que tanto los deportistas como el resto de la comunidad no corrieran ningún riesgo de contagio”, explicó el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, en un comunicado. “Hay que destacar la predisposición del gobierno en su conjunto para que nuestros deportistas olímpicos puedan volver a entrenar a pesar de que la situación epidemiológica se ha agravado en estos últimos días”, añadió.

En tanto, la secretaria de Deportes, Inés Arrondo, remarcó: “Celebramos que los deportistas olímpicos ya puedan retomar sus entrenamientos de cara a los Juegos de Tokio. He sido una deportista olímpica y sé lo importante que es la preparación previa, hay toda una rutina que esta vez lamentablemente se tuvo que alterar por la pandemia”.

Ahora, según comunicaron, el Comité Olímpico Argentino y las federaciones deportivas deberán garantizar las condiciones de higiene, seguridad y traslado establecidas para preservar la salud de los atletas así como de sus equipos de trabajo, y que estos lleguen a sus lugares de entrenamiento sin la utilización del servicio público de transporte de pasajeros interurbano.

En las últimas semanas, varios deportistas argentinos habían expresado su enojo ante la imposibilidad de entrenarse. El tema sonó con tanta fuerza en los últimos días que incluso el presidente Alberto Fernández se mostró atento a lo que pudiera acontecer. Sucede que de las sonrisas y los esfuerzos iniciales al entrenar en casa se pasó -naturalmente- al fastidio, a la incertidumbre. A tal punto que Delfina Pignatiello, angustiada, llegó a decir que estaba pensando en no participar en Tokio. “Saber que podría llegar a los Juegos Olímpicos sin preparación me frustra demasiado y hace que entre en consideración la posibilidad de ni siquiera prepararme para la cita olímpica y hasta dejar de nadar si esto se sigue extendiendo”, dijo.

Posteriormente, Santiago Lange, medallista de oro en Río 2016, había hecho hincapié en la demora tras al aviso de que estaban autorizados a entrenarse. “El viernes nos dijeron a los atletas olímpicos que el lunes podríamos volver a entrenarnos. Todavía no podemos. Entiendo que hay muchas prioridades y desafíos, pero una cosa no quita la otra”, dijo.

De acuerdo a lo que consigna la nueva medida, por ejemplo, Pignatiello podrá volver a la pileta del club Marangoni en San Isidro. Era lo que ella reclamaba en sintonía con su entrenador Gustavo Roldán. Se habilita a “los clubes y gimnasios pertinentes”, remarca la resolución.

Ahora bien, esta decisión por el momento sólo alcanza a quienes lograron las 143 plazas argentinas en 18 deportes diferentes. Pero se calcula que detrás también hay otros 350 atletas que están aguardando por los diferentes clasificatorios a Tokio 2020. Es por eso que resta dar un segundo paso que tenga en cuenta a quienes todavía puedan conseguir una plaza. Queda por definirse de qué forma se implementará.

“Esperemos que eso también pueda solucionarse. A nosotros también nos hace falta salir a entrenarnos para ponernos en sintonía”, le confiaron a LA NACION varios atletas que mantienen sus chances de asistir a los Juegos Olímpicos.

Además, también es cierto que varios deportistas ya comenzaron a practicar en las últimas semanas, de acuerdo a la zona donde estuvieran residiendo (se sabe que el Área Metropolitana de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires son los lugares más afectados por el coronavirus). Así, distintos atletas salieron de sus casas en aquellas provincias que fueron relajando el aislamiento: algunos ejemplos son la tiradora Fernanda Russo (La Rioja) y el maratonista Eulalio Muñoz (Chubut). Catriel Soto (Entre Ríos), que busca un pasaje en ciclismo, debió dar marcha atrás: en Colón, donde vive, habían permitido el ejercicio físico pero tuvieron que retroceder en las medidas de aislamiento por la aparición de varios casos de Covid-19 en la ciudad. Su objetivo, ahora, es trasladarse a Europa.

El reclamo de los atletas paralímpicos

Desde el Comité Paralímpico Argentino expresaron su repudio a la decisión de sólo habilitar la vuelta a los entrenamientos de los atletas olímpicos, dejando de lado a los paralímpicos. “No se consultó a nuestro Comité en general, y menos aún a nuestros expertos médicos de la Comisión de Ciencia del COPAR. Esto excluye a los 30 atletas clasificados a Tokio y a otros 40 con un 80% de chances de clasificar”, dice la carta firmada por el presidente Carlos Rodríguez.

Fuente: LaNacion.com

Mostrar Más

Te Puede Interesar

Back to top button
Close