Información General

El ingenioso secreto para hacer que el papel higiénico dure más

¿Cuántos rollos de papel higiénico te quedan por casa? Por alguna extraña razón, el papel higiénico se ha convertido en una de las estrellas de la compras del supermercado en estos tiempos de cuarentena por el coronavirus. El producto fue abrazado por los clientes en el último mes y así como aumentó su demanda también creció su precio, es por eso que aparece un secretito algo tonto, pero importante si lo que se quiere es que el pelpa que te queda dure un poquito más.

Este truquito ingenioso surgió de las redes (obviamente) y lo ha publicado una madre australiana en el grupo de Facebook ​”Mums Who Budget & Save”, y ha causado sensación por lo sencillo y efectivo que es. Simplemente consiste en aplastar un poco el rollo antes de ponerlo en su sitio para que sea más difícil hacerlo girar y que salga más papel.

El resto de madres del grupo señalaron lo bueno que era el truco, sobre todo si hay niños en casa, a los que les encanta malgastar papel mientras están en el baño.

¿El secreto? Aplastar el papel.

Así, no solo no se malgasta el papel higiénico, sino que ahorrarás dinero. Según trascendió el usuario promedio de este producto tiene un 500% más de papel higiénico del que necesitaría en una cuarentena potencial. Confiemos en que estos trucos sirvan para que la gente no salga a vaciar los supermercados.

Al mismo tiempo este secreto puede ser clave para todo el mercado, teniendo en cuenta el enorme aumento del consumo que sufrió este producto en el último mes. Aunque, claro, no fue el único material que fue comprado a gran escala por los clientes argentinos.

El consumo masivo registró en marzo un crecimiento del 16,6% frente al mismo mes del año anterior, a raíz de un manifiesto cambio de hábitos explicado por la adaptación a las condiciones de aislamiento social en el que las familias debieron replegarse a sus hogares.

Así se desprende de un informe elaborado por la consultora Focus Market y Scanntech, que destacó que el fuerte crecimiento de marzo impactó positivamente en el acumulado del año, que mostró una variación positiva del 2,8%.

En en análisis de esta tendencia, la canasta básica que incluye alimentos, higiene y cuidado del hogar fue la protagonista de la recuperación del consumo masivo en marzo, luego de dos meses a la baja como enero (-7,9%) y marzo (-3,5%).

El trabajo demuestra una priorización de categorías asociadas a alimentación, salud, limpieza, desinfección e indulgencia, es decir aquellos productos que reflejan un consumo emocional y de gratificación.

Esta en teoría es la forma correcta de colgar el papel higiénico. Pero aquí falta el secreto para ahorrar.

En el consumidor, se observa mayor disposición al consumo (generalmente por decisión de ampliar stock doméstico), mayor gasto en el canal tradicional frente a la imposibilidad de tener gastos en on line, y más ocasiones de consumo para algunas categorías en contrapartida de menores ocasiones para otras.

Esta descripción, no invalida la realidad de un “contexto de incertidumbre frente a la realidad de los bolsillos flacos y estresados en la ancha base de la pirámide”, resaltó el informe.

Así los rubros que multiplicaron su demanda en marzo fueron los de farmacia (312%), lavandina (209%), insecticidas (165%), rotisería (109%), guantes (109%), premezclas (98%), harinas (88%), granos (77%), jabones de tocador (76%), fideos secos (66%), y otros productos limpiadores (65%).

También registraron un alto crecimiento de demanda dulce de leche (57%), pan rallado (57%), repostería (56%), dry mix (56%), conservas (54%), arroz (52%), mate cocido (51%), aderezos (49%), papel higiénico (48%), aceite (48%), achocolatados (48%) y congelados (46%), jugos en polvo (43%), paños y trapos (42%) entre otros.

“Hizo falta la irrupción de un evento extraordinario y disruptivo, para que el consumo masivo vuelva a crecer. No es algo para festejar, al menos en un contexto de restricciones e incertidumbres”, analizó el informe.

Este fenómeno de consumo, que acompaña un comportamiento social particular, era “algo hasta esperable, ya que se vio anticipadamente los fuertes incrementos de volúmenes vendidos en los días posteriores al 20 de marzo y en la semana subsiguiente”.

El hogar “se transformó en un refugio y esto produjo cambios en los hábitos, en las actitudes, en las ocasiones de consumo y sin duda muchos más cambios que hoy solo atinamos a avizorar”, explicó el trabajo al presentar el estudio de consumo.

“En 27 meses, el autoservicio mostró guarismos positivos sólo en marzo de 2018”, reseñó el informe al plantear que resta monitorear semanalmente la confirmación de las tendencias para aprovechar un nuevo escenario más prometedor para el consumo masivo en general.

No obstante, el análisis señaló que se deberá esperar “que se despejen las variables macro para poder hablar entonces de un retorno sustentable del crecimiento del consumo”.

Con estas variaciones se observan algunos indicadores que empiezan a ser parte de la estructura de una nueva realidad de consumo, tal como el aceleramiento de las tendencias de compra on line que ya es realidad para el comercio de cercanía.

Con información de La Vanguardia y Télam.

Fuente: Clarin.com

Mostrar Más

Te Puede Interesar

Back to top button
Close