Connect with us

Espectáculos

Cannes: Leo Sbaraglia estuvo en la alfombra roja con Penélopez Cruz, Almódovar y Antonio Banderas

Leonardo Sbaraglia volvió a Cannes. Caminó la alfombra roja junto a varias estrellas internacionales y sonrió para los fotógrafos. Se lo vio acompañado de Penélope Cruz, Antonio Bandera y Pedro Almodóvar, con quienes trabajó en el film Dolor y gloria, que se proyectó esta tarde.

Dolor y gloria es el trabajo más autobiográfico e íntimo del cineasta español, que sueña con ganar La Palma de Oro, un galardón que todavía no alzó. El relato, acompañado por las notas tristes de la cantante mexicana Chavela Vargas, expresa su personal melancolía existencial, dividida entre una vida cotidiana aburrida y un pasado vívido.

En esta película, producida por Warner Bros, Almodóvar parece decidido a arreglar cuentas con sus viejos amores, con su infancia, con sus padres y, obviamente, con su homosexualidad.

Y, en este caso, a través del recuerdo de su descubrimiento, que tuvo lugar en la fuerte luz de su pobre casa cuando él, un niño talentoso, fue testigo de la desnudez de un joven trabajador, a quien daba clases de escritura.

El protagonista del film, Salvador Mallo (Antonio Banderas), es un cineasta en crisis que se encerró en su casa desde que se apagó su creatividad. Un hombre que padece tinnitus (zumbidos en los oídos) y fuertes dolores de cabeza, lleno de dolencias -reales o imaginarias- y que, entre otras cosas, recurre a la heroína, que acaba de descubrir.

Luego, la cinta vuelve a la infancia, en los años ’60, cuando emigró con sus padres (la madre es interpretada por Penélope Cruz) a Paterna, un municipio de la provincia de Valencia, en busca de fortuna. Y también hay espacio para su primer amor adulto en la Madrid de los años ’80; el dolor por la ruptura de esta pareja y luego la creatividad que ya no está y que no se puede comprar.

A través del viaje al pasado de Salvador Mallo algo, finalmente, se salva: reflotando viejos sentimientos, grandes amores y otras fuertes desilusiones, se hace presente la lucidez de aquello que se perdió y, tal vez, se puede reconstruir. Es realmente bella la escena en que la madre de Mallo, cerca de su muerte, le explica a su hijo como quiere que la vistan cuando llegue el momento.

Según publicó la agencia ANSA, Almodóvar dijo que “los recuerdos sirven para hacerte compañía, para estar menos solo, para aceptar la vejez que, según Philip Roth, alguien que sabía mucho al respecto, no es una enfermedad, sino una verdadera masacre”.

TN – Todo Noticias

La Radio En Vivo

Si desea seguir escuchando la radio y continuar la navegación haga click aquí

Artículos Recientes

Copyright © 2018 Radioconectividad. Todos los Derechos Reservados.