RADIOCONECTIVIDAD

La Radio Online

Aylén Borda, la primera mujer en denunciar al exsenador “Loco” Romero: “Fue cómplice de otros casos en La Cámpora” – TN – Todo Noticias

Con solo 17 años, Aylén Borda se sumó en 2016 a La Cámpora para cambiarle la cara a su lugar: Florencio Varela. Pero, desde el primer día, cuando se puso de novia con su jefe político, sufrió abusos sexuales y psicológicos, según denunció en TN, que le cambiaron la vida. Una de las primeras cosas que hizo fue contarle lo que estaba pasando a un superior, Jorge Romero, conocido como “Loco” dentro del espacio, pero, lejos de acompañarle, le envió a otra mujer para silenciarla.

“Sufrí violencia sexual y psicológica por parte de mi pareja y a raíz de mi denuncia otras mujeres de varios distritos me contaron que ellas sufrieron violencia a manos de otros compañeros”, recordó Aylén.

Romero estuvo al tanto, pero me mandó a Florencia De Felipe a callarme. Yo denuncié todo en abril de 2016, pero la jefa de la Comisaría de la Mujer de Florencia Varela me hizo preguntas que me revictimizaron”, lamentó.

Según Borda, los máximos jefes políticos de La Cámpora, Andrés Larroque, Mariano Recalde y Mayra Mendoza, saben de las denuncias contra varios militantes del espacio. “Les dicen que se oculten hasta que se calme la situación”, los acusó.

Por su parte, Stephanie Caló contó en TN Central: “Luego de ir a bailar, nos encontramos con Romero. Fuimos a su departamento. Estuve porque quise con una de las personas y, cuando salí de la habitación, vi que había una de las chicas que estaba muy alcoholizada y pregunté por ella”.

“‘El Loco’ estaba pasado de copas. Me increpó y me dijo: ‘Ahora vas a tener sexo oral conmigo’. Me trató como una trabajadora sexual. Me agarró, me metió en el baño, trabó la puerta, se sacó el miembro y quiso tener sexo oral. Abrí la puerta para salir y me metió otra vez dentro. Había gente afuera y yo gritaba. Le tuve que rogar. Le dije que nos veíamos la semana que viene para poder salir”, recordó.

Por todo eso, Aylén reprochó: “No espero nada de La Cámpora porque me defraudaron mucho. No fue un caso aislado, pero a ellos no les conviene sacar esto a la luz. Tuve que irme del espacio para no seguir en contacto con mi jefe político”.

Aylén, finalmente, reveló una de las respuestas que le dieron que más la indignó: “Me reprochaban que con mi denuncia estaba ensuciando a Crstina Kirchner, La Cámpora y el movimiento peronista”.