RADIOCONECTIVIDAD

La Radio Online

Dos colegios de la UNCuyo, en medio de los escraches por presuntos abusos – Diario ElSol.com.ar Mendoza

Con la denuncia de la actriz Thelma Fardin señalando una violación por parte de Juan Darthés cuando ella tenía 16 años, comenzó una serie de publicaciones en las redes sociales donde se relataron otros casos de abusos, adjuntando nombres y fotografías de quienes eran acusados. En Mendoza, más de 40 estudiantes secundarios del Colegio Universitario Central (CUC) y del Departamento de Aplicación Docente (DAD), que dependen de la UNCuyo, figuraron entre los escrachados.

“Nos quedamos calladas por mucho tiempo. Esto no fue para arruinarles la vida a ellos, fue un acto de solidaridad entre nosotras. Fue decir: ‘Chicas, cuídense porque estas cosas existen'”, aseguró este jueves una estudiante del CUC. Las denuncias incluyeron violaciones en fiestas, besos forzados o mensajes de acoso a través de Internet.

La repercusión de los mensajes fue tal que un funcionario del gabinete de Alfredo Cornejo, el secretario de Deportes Federico Chiapetta, publicó un mensaje en su perfil de Facebook donde explotó y señaló que las denuncias habían sido realizadas por “grupo anónimo y cobarde de feminazis”. Luego, eliminó el mensaje y pidió disculpas. 

Ver también Chiapetta pidió disculpas por su polémico mensaje en Facebook

Debido a las complejidades que presenta la situación, desde la UNCuyo pidieron que se denuncien los abusos para que los colegios puedan tomar acciones al respecto. “Ni siquiera es necesario que sea en términos legales o que vengan con un abogado: que den aviso, a cualquier adulto de la institución”, remarcó la directora general de Educación Secundaria de la universidad, María Ana Barrozo.

El CUC, uno de los colegios universitarios que aparece involucrado

En el año, los colegios de la UNCuyo registraron un “máximo 4 casos”, explicó la directora. El número es 10 veces mayor en las redes sociales, pero las denunciantes no se presentan de manera formal, dificultando las acciones de la escuela. “No es que no hacemos nada porque está en Internet, pero hacerlo por ahí limita las medidas que podemos tomar”, advirtió Barrozo.

Ver también Efecto Thelma: las mendocinas se animan a contar que fueron víctimas

La directora aseguró que no se trata de una problemática nueva, sino que durante el año se capacitó al personal sobre cómo actuar cuando detectan un posible abuso. “Insistimos en que denuncien porque tenemos una fuerte preocupación por las conductas inaceptables que no deben ocurrir”, añadió.

El DAD, otro de los colegios de la universidad

Los establecimientos cuentan con un protocolo para actuar en estos casos, que recientemente incorporó a la Defensoría del Menor luego de que se sancionara la ley hace algunos meses. Hugo Martin, delegado de la regional Este de la DGE, indicó que predomina el criterio de actuar ante el relato de un menor.

Sin embargo, también señaló que es más difícil actuar si la alerta llega por Internet.

“No está regulado cómo actuar, es más complejo por las redes. Si en una escuela encuentran un posible caso de abuso, la directora realiza un acta y la envía a la Defensoría. A partir de ahí, se encargan ellos. Antes tenía que denunciar la propia directora y terminaba exponiendo a la víctima”, explicó Martin.

Actualmente, sólo la Resolución 635 menciona, entre otras situaciones como la tenencia de armas o la agresión de padres a docentes, cómo actuar si se detecta una situación de ciberacoso. “En ese caso, hay pasos establecidos a seguir. Por eso es más sencillo si la denuncia se hace formalmente”, enfatizó Martin.

El escrache en las redes también se suma a la denuncia de una estudiante del colegio Compañía de María, de la Ciudad de Mendoza. La joven de 17 años aseguró por las redes sociales que un compañero la violó en el baño del colegio. La institución afirmó que conocía el caso y que el personal del colegio trató de contener a la víctima, además de hacer la denuncia correspondiente. 

Ver también Qué dijo la escuela Compañía de María tras la denuncia por abuso