RADIOCONECTIVIDAD

La Radio Online

El Senado planea una sesión maratónica para debatir las leyes sobre barras y financiamiento de la política – TN – Todo Noticias

El Gobierno extendió las sesiones extraordinarias del Congreso hasta el 28 de diciembre, pero el Senado pretende cerrar el año el martes 19 con una sesión maratónica, que incluiría debates por los proyectos sobre las barras bravas y el financiamiento de las campañas.

De conseguirlo, la cámara alta luego giraría esas iniciativas a Diputados para que allí hagan lo propio en la sesión del miércoles 26 de diciembre o en extraordinarias de febrero de 2019, según publicó Télam.

Sobre el proyecto de financiamiento de la política, la iniciativa a debatir fue impulsada por el presidente Mauricio Macri y apoyada por el peronismo que conduce Miguel Ángel Pichetto. El objetivo: transparentar los aportes privados a los partidos políticos.

Para eso, los senadores debatirán sobre la posibilidad de que las empresas privadas puedan aportar dinero a los partidos, aunque los espacios no podrían recibir de una misma persona -física o jurídica- más del 5% de los gastos permitidos para la campaña.

En cambio, quedaría fuera de la ley las contribuciones anónimas, las hechas por entidades nacionales, provinciales o municipales, los contratistas de obra pública, las firmas de juegos de azar, las personas o empresas extranjeras que no tengan residencia en el país y las hechas por asociaciones sindicales, patronales o profesionales.

Además, el aporte en dinero deberá ser efectuado únicamente mediante transferencia bancaria, cheque, tarjeta de crédito o débito o plataformas digitales, siempre que se pueda identificar al donante. Una vez finalizado cada ejercicio contable anual, los partidos deberán presentarse ante la justicia electoral para mostrar su balance general así como la lista completa de los aportantes.

Por otra parte, el proyecto sobre barras bravas contempla penas de 2 a 8 años de prisión para los asociados entre tres o más personas para “accionar en grupo” con violencia y penas de 1 a 3 años de prisión para los dirigentes o jugadores que les entreguen entradas a barras.