RADIOCONECTIVIDAD

La Radio Online

La Constitución española cumple 40 años: ¿Ha quedado obsoleta? | Opinión – Euronews Español

Con la intención de consolidar la transición de la dictadura del franquismo a una moderna democracia, la Constitución española fue ratificada por una abrumadora mayoría de españoles en un referéndum que tuvo lugar hoy hace 40 años ¿Cuál ha sido su legado en las últimas cuatro décadas y sigue reflejando las esperanzas y aspiraciones del pueblo español de hoy? Euronews ha pedido la opinión de cinco diputados españoles del Parlamento Europeo.

Ramón Luis Valcárcel Siso, Vicepresidente del Parlamento Europeo

Euronews: ¿Cree que la Constitución española ha respondido a las expectativas de quienes la crearon y de los españoles que la validaron en un referéndum celebrado hace 40 años?

Ramón Luis Valcárcel Siso: Sin duda alguna. La Constitución española se redactó en un momento en que los españoles estaban llamados a la reconciliación. La Constitución es un reflejo y la norma que recoge todas las expectativas de los españoles en ese momento crucial de la historia de España.

Euronews:Y ahora, 40 años después, ¿la Constitución sigue siendo relevante para la situación actual de su país, las tensiones del movimiento independentista catalán y el lugar de España en la Unión Europea?

RLVS: Más que en ningún otro momento de la democracia española. Es la Constitución -el único texto- que garantiza la unidad de España y el Estado de Derecho que, como en cualquier otra democracia, constituye la base del Estado. Sin la Constitución de 1978, los movimientos secesionistas tendrían un camino claro -debido a la falta de normas superiores- para alcanzar sus objetivos ilegales.

Euronews:Si cree que se deben hacer cambios en la Constitución española, ¿cuáles deberían ser?

RLVS: La Constitución Española es un documento vivo y por lo tanto susceptible de cambios. Sucede, sin embargo, que nuestra norma superior no requiere modificaciones significativas porque ha sido asumida por una mayoría del Congreso de los Diputados español, que creó una comisión ad hoc para estudiar posibles cambios constitucionales, por lo que no son necesarias nuevas disposiciones. La conclusión final, pues, fue que la Constitución española goza de buena salud, por lo que debe seguir aplicándose como hasta ahora, dada la realidad de la sociedad española actual.

Paloma López Bermejo es diputada de Izquierda Unida (IU) al Parlamento Europeo

Euronews:¿Cree que la Constitución española ha respondido a las expectativas de quienes la crearon y de los españoles que la validaron en un referéndum celebrado hace 40 años?

Paloma López Bermejo: La Constitución española no puede entenderse en un contexto diferente al que tuvimos en nuestro país hace 40 años. El país estaba tratando de caminar en la dirección de la democracia, que había costado la vida a muchos trabajadores y ciudadanos. La frase “Franco murió en la cama, pero la democracia fue conquistada en las calles” es correcta dada la realidad de entonces. En este contexto, la Constitución de 1978 fue quizás el único consenso posible debido al equilibrio de fuerzas.

En los últimos 40 años, el problema ha sido la percepción de la Constitución como algo intocable e inamovible, y no ha cambiado ni siquiera después de las llamadas de la mayoría social. Por el contrario, la modificación del artículo 135 ha cedido a límites estrictos de la deuda pública que, junto con las restricciones de las libertades y la evidencia de que instituciones como el sistema judicial no han sido reformadas desde la dictadura, ha llevado a cuestionar la propia Constitución.

Euronews:Y ahora, 40 años después, ¿la Constitución sigue siendo relevante para la situación actual de su país, las tensiones del movimiento independentista catalán y el lugar de España en la Unión Europea? Si cree que se deberían hacer cambios en la Constitución española, ¿cuáles deberían ser?

PLB: Me he preguntado si un texto de Constitución con respuestas a las necesidades sociales de la ciudadanía podría llegar hoy a un consenso y si, como resultado de la cooperación de las fuerzas políticas, este nuevo texto sería mejor que el que tenemos.

Hay que hacer cambios, eso es seguro. Pero, en mi opinión, el cambio principal tiene que ser la promulgación de un estado federal, en oposición al unilateralismo propuesto por los secesionistas y la recentralización propuesta por la derecha. Ambas tendencias se alimentan mutuamente, y al discutir los elementos territoriales, nos olvidamos de defender la igualdad de la ciudadanía en la Constitución, que está relacionada con los elementos de clase.

El federalismo en España debe ser el objetivo del futuro, así como la construcción de una Europa federal.

Ana Miranda es diputada del Bloque Nacionalista Galego (BNG) en el Parlamento Europeo

Euronews:¿Cree usted que la Constitución española ha respondido a las expectativas de quienes la crearon y de los españoles que la validaron en un referéndum celebrado hace 40 años?

Ana Miranda: El texto constitucional es el resultado de una reforma que nació dentro del régimen franquista. No constituye una verdadera transición, sino que mantiene las estructuras de poder político y económico que apoyaron a la dictadura. Aunque se nos vendió como el núcleo de una transición ejemplar a la democracia, hoy vemos lo que sospechábamos hace 40 años y nos damos cuenta de que no fue un éxito.

Euronews:Y ahora, 40 años después, ¿sigue siendo relevante la Constitución para la situación actual de su país, las tensiones por el movimiento independentista catalán y el lugar de España en la Unión Europea?

AM: Esta Constitución responde a un modelo obsoleto y no puede dar respuesta a la situación política por la que atraviesa el Estado español. Este marco constitucional no sólo no ofrece ninguna solución a la cuestión catalana -ya que niega el derecho a la autodeterminación a otros pueblos como el gallego-, sino que además impide cualquier avance en el ámbito de los derechos sociales y blinda la monarquía, sobre la que nadie puede expresar su opinión.

Euronews:Si cree que se deben hacer cambios en la Constitución española, ¿cuáles deberían ser?

AM: Es difícil responder a esta pregunta, si tenemos en cuenta que el Estado español se basa en un modelo anticuado. Las reformas deben ir más allá de una simple reformulación de los artículos de la Constitución. Sin embargo, hacemos hincapié en la necesidad de que la Constitución permita la celebración de referendos, como el que muchos piden para Cataluña, y abra la puerta para cuestionar la monarquía y los acuerdos entre la Iglesia y el Estado.

Enrique Calvet Chambon es diputado independiente del Parlamento Europeo

Euronews:¿Cree que la Constitución española ha respondido a las expectativas de quienes la crearon y de los españoles que la validaron en un referéndum celebrado hace 40 años?

Enrique Calvet Chambon: La Constitución Española fue creada hace 40 años. Durante los primeros 30 años se logró el objetivo de estabilidad para el país y todos los ciudadanos españoles se han beneficiado de ello, sobre todo sabiendo que salimos de una dictadura. Hoy, 40 años después de su aprobación, debido a la mala evolución de la sociedad que los gobiernos españoles han permitido, muchas cosas deben ser cambiadas.

Euronews:Y ahora, 40 años después, ¿sigue siendo relevante la Constitución para la situación actual de su país, las tensiones por el movimiento independentista catalán y el lugar de España en la Unión Europea?

ECC: Por supuesto, la Constitución española es relevante para la situación actual de mi país. Uno de los mayores errores de nuestra Constitución es la división de España en 17 pequeños “reinos taifas” y el abuso del autogobierno en las regiones. El separatismo tiene mucho que ver con este tema y también con la horrible gestión de los gobiernos socialistas y conservadores en los últimos 25 años. También insisto en que hablemos del secesionismo de regiones españolas muy diversas y antiguas, no de la independencia.

Euronews:Si cree que se deben hacer cambios en la Constitución española, ¿cuáles deberían ser?

ECC: En realidad, creo que la Constitución española debe ser modificada. Hay que modificar el artículo 8 para cambiar radicalmente el sistema de las comunidades autónomas por el despilfarro de dinero y recursos. En definitiva, las comunidades autónomas están presidiendo una creciente desigualdad y falta de solidaridad entre los ciudadanos españoles, creando odio y falta de un proyecto común entre los ciudadanos. La Constitución debe disipar cualquier duda de que España es, ante todo, una unión de ciudadanos y no de territorios; unidos, libres, iguales y cohesionados.

Un segundo cambio que se necesita urgentemente es la posibilidad de que las princesas se conviertan en reinas y Jefas de Estado.

Izaskun Bilbao Barandica es diputada del Partido Nacionalista Vasco (PNV) en el Parlamento Europeo.

Euronews:¿Cree que la Constitución española ha respondido a las expectativas de quienes la crearon y de los españoles que la validaron en un referéndum celebrado hace 40 años?

Izaskun Bilbao Barandica: La Constitución Española fue un paso para devolver la libertad y la dignidad a los españoles que vivieron en un régimen duro y represivo bajo la dictadura franquista. Fue el resultado de una exitosa concertación de miembros no extremistas de las fuerzas de izquierda y derecha. Pero se adoptó cuando no se estaban debatiendo algunos de los temas más importantes que hoy en día están en la cima de la lista de preocupaciones de los ciudadanos; incluyendo el cambio climático, la economía circular, la migración o la globalización. Además, no dio una respuesta moderna a la diversidad nacional que tiene España. Por eso estamos promoviendo ahora una renovación de este acuerdo en la misma línea moderada que hizo posible una demolición controlada del franquismo.

Euronews:Y ahora, 40 años después, ¿sigue siendo relevante la Constitución para la situación actual de su país, las tensiones por el movimiento independentista catalán y el lugar de España en la Unión Europea?

IBB: Los principales partidos políticos españoles son los responsables del actual modelo de desarrollo de España. No es sostenible. El peso de la industria en el PIB español no es suficiente para garantizar un mercado laboral eficiente, y cada vez más ciudadanos han visto cómo sus empleos (muchos de ellos vinculados a la construcción o al turismo) y su estilo de vida son -y seguirán siendo- inestables. La desigualdad entre ricos y pobres ha aumentado.

Los partidos más grandes -el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE)- no han dado una respuesta creíble a este reto y, de hecho, desencadenaron discusiones públicas hace varios años que parecen desviar la atención de estos problemas. En esta situación, temas como la política contra el terrorismo interno o la crisis en Cataluña han servido para retrasar este debate clave. La sensación de cada vez más ciudadanos es que los políticos no tienen sus problemas en el centro de su agenda. Por ello, se rompe el alma del acuerdo constitucional.

Esta estrategia ha producido un campo fértil para el populismo y el nacionalismo. En última instancia, ofrecen respuestas sencillas para resolver asuntos complejos. Parecen seguros y cómodos. Además, fomentan la desconfianza entre los responsables políticos y los empujan a los extremos de la izquierda y la derecha.

Finalmente, algunas instituciones como la Corona y el Tribunal Supremo de Justicia, y más en general el sistema de equilibrio de poder, deben ser más eficientes. Por el momento, no contribuyen a mejorar la Democracia Española.

Euronews:Si cree que se deben hacer cambios en la Constitución española, ¿cuáles deberían ser?

IBB: El Presidente del País Vasco -nuestro “Lehendakari” como lo llamamos- dice que todo el sistema necesita un restablecimiento. Para potenciarlo, hay que recuperar la confianza, hay que utilizar otro lenguaje y hay que intentar actualizar la Constitución española. Lo más importante es recuperar el alma – el espíritu de acuerdo – el respeto mutuo y la diversidad, así como la voluntad de abrir un diálogo sobre cuestiones clave.

Las opiniones expresadas en los artículos de opinión son únicamente las del autor.