RADIOCONECTIVIDAD

La Radio Online

“Lo primero que te voy a decir es que no se habla con un chicle en la boca”: ¡Tinelli fue contundente! – El Intransigente

El Bailando por un sueño es un programa que no deja a nadie indiferente y, todos los años, genera una gran cantidad de material que aprovechan tanto canal 13 como su competencia (Telefe, América TV, El Nueve…) para aumentar el rating porque los participantes del show más visto de la televisión tienen la costumbre de ser muy sinceros y decir, en la pista, cosas tan fuertes que es imposible dejar de prestar atención.

Por ejemplo, días atrás, luego de recibir lo que consideraba una devolución injusta por parte del jurado, Cinthia Fernández los insultó de mala manera mientras hablaba con sus compañeros pero tuvo tanta mala suerte que una cámara captó ese momento y mucha gente salió a repudiar sus dichos, pidiendo que se retractara públicamente del lenguaje brutal que había usado.

Por supuesto, ella no es la primera (ni será la última) en perder la paciencia en el Bailando por un motivo muy simple: la combinación de exigencia, cansancio, estrés y preocupación hace que cada participante comience el ciclo con una sonrisa y lo termine, prácticamente, llorando, como consecuencia de los difíciles momentos que le toca atravesar a lo largo de los meses, incluyendo las fuertes devoluciones del jurado.

Marcelo Tinelli es consciente de todo lo que sucede y, por eso, cada vez que puede, opta por poner una cuota de humor, y en este caso, decidió incorporar como “quinto jurado” al hijo de Flor Peña, un niño que parece haber heredado el carisma, el buen humor y, sobre todo, la capacidad de su mamá para hablar de cualquier tema con muchísima gracia natural y sentido común.

El dialogo entre el conductor y el niño fue realmente imperdible:

Marcelo Tinelli: “El jurado alternativo. Hay Flor Peña y hay un Flor Peña extra small que sería usted… Ahora tiene gorra. Ya comercializó la gorra. Ya es increíble, lo suyo es increíble”.

Hijo de Flor Peña: “Me gustó la coreo pero hablan de Flor Vigna y no viene nunca. Hablan, hablan, hablan y no viene nunca”.

Marcelo: “Vos sos la voz de los que están en silencio, la voz de aquellos que no pueden expresarse, la voz de la gente. Es verdad”.

Hijo de Flor: “Hablan mucho de ella pero no viene…”.

Marcelo: “Lo primero que te voy a decir es que no se habla con un chicle en la boca. Hay que sacarse la goma de mascar. Se la da, la tira en una bolsita. ¿Usted ve por algo que no viene Flor Vigna? Porque piensa, así, una mente como la suya…”.

Hijo: “Por ahí no puede. Entonces que no hablen mal de ella”.

Marcelo: “¿Está mal con Laurita Fernández?”.

Hijo: “Sí”.