0

Roberto Berasategui

“Siempre que existan chances matemáticas, todo puede pasar. Hace rato que lo veíamos imposible, pero damos pelea”. Muy tranquilo, luego del festejo medido con el equipo Chevrolet, Agustín Canapino se refirió a la definición del campeonato de Súper TC2000, que se resolverá el fin de semana próximo, también en el autódromo porteño.

Los números favorecen a Matías Rossi, el cómodo líder del campeonato de la tecnológica categoría. El piloto de Toyota, sobre la base de muy buenas actuaciones y cinco victorias en el certamen, aventaja ahora por 27 puntos a Canapino.

Con esa presión, el arrecifeño sabía que no tenía más opciones que vencer o, como alternativa válida, salir en el segundo lugar. Pero Canapino sabe de hazañas. Parece que está hecho a la medida de este tipo de circunstancias. Y no baja los brazos.

Ganó en el Gálvez y estiró el suspenso en la definición del campeonato.


Tras el tercer lugar en la carrera clasificatoria del sábado, el arrecifeño partió detrás de su compañero, Bernardo Llaver, y del todavía actual monarca del Súper TC2000, Leonel Pernía (Renault).

Y en el comienzo de la carrera nomás, Canapino, agazapado, aprovechó una fricción entre los punteros, para pegar el gran salto y adueñarse de la vanguardia. A partir de allí, sólo se dedicó a conservar ese lugar de privilegio como el mayor de los tesoros. Esa posición era el pasaporte a extender la definición al próximo domingo, en la última fecha.

Pero el ritmo veloz de Facundo Ardusso, que accedió rápidamente al segundo puesto, puso en vilo la situación de Canapino, que se defendió como pudo ante ante los embates del piloto de Renault.

“Me favoreció el circuito N° 8, que es difícil pasar. Pero Facundo tenía un ritmo más veloz. Yo me dedicaba a cuidar el auto y los neumáticos, pero siempre defendiéndome”, comentó Canapino, que le dedicó su segunda victoria de la temporada y la 19ª en la categoría a su familia.

No es para menos. Su padre, Alberto, el responsable técnico del equipo Chevrolet, se quedó en Arrecifes recuperándose del Covid, enfermedad que golpeó a la familia en su momento, con la dolorosa pérdida de la abuela del piloto.

Más allá de ela expectativa que generaba algún posible traspié de Canapino, que hubiera sido determinante en la resolución del certamen, Rossi pasó una carrera casi intrascendente. Es que el sistema de eliminación de fechas (se implementó este año por la pandemia, para que cada piloto descartara tres compromisos por si el Covid los afectaba), sabía que no tenía mucho por pelear, más teniendo en cuenta el rendimiento de su rival. En definitiva, la consagración llegaba más por un inconveniente del contrincante más que por el factible avance propio con el Toyota Corolla.

Así, Rossi llega a la definición con una posición inmejorable. Cuenta con 27 puntos de ventaja cuando habrá sólo 33 en juego. Por lo tanto, el sábado, si Rossi logra la pole position y Canapino no se ubica segundo o tercero, la corona quedará en manos del piloto de Toyota. De lo contrario, el domingo en la final habrá campeón.

Claro está que son los únicos dos quienes lucharán por la corona 2020 del Súper TC2000. El tercero, Ardusso, quedó lejos, ya marginado de toda chance.

“Intenté buscarlo en varios sectores. Y yo venía más veloz. Pero se hizo imposible superarlo. Probablemente si yo hubiera quedado adelante hubiese sido inalcanzable. Pero más allá de ello, estoy muy contento por el equipo Renault, que revertimos carreras y clasificaciones complejas y otra vez estamos bien adelante”, ratificó Ardusso, que en medio de las probabilidades de un pase de equipo, seguramente continuará en Renault.

Muy buena experiencia por parte del Súper TC2000, que probó con una competencia casi nocturna el sábado por la tarde, con luces artificiales y con todo aprobado para finalmente animarse durante la temporada 2021 a realizar una carrera bajo la luna porteña.

Más allá del Súper TC2000, también compitieron las otras dos categorías del ecosistema. En el TC2000, la victoria fue para Javier Scuncio Moro (tras penalizar a Matías Cravero, que había ganado en pista). Cingolani, Bastidas, Cravero y Márquez son los que pugnarán por el título el próximo fin de semana.

En cuanto a la Fórmula Renault 2.0, Eduardo Moreno se impuso en la “Fábrica de Talentos” y en una semana también habrá definición entre Barrio, Vezzaro, Moreno y Polakovich.

El autódromo Gálvez será otra vez escenario de un fin de semana histórico. Se definirán los tres campeonatos, que salieron adelante en una temporada por demás compleja, por la pandemia y el aislamiento, y ahora, con 500 personas en las tribunas, se conocerá quién será el nuevo monarca del Súper TC2000.

Fuente: Clarín.com